Ir al contenido principal

El camino de Billy Elliot.

Es un hecho en mi vida: siempre lloro cuando veo Billy Elliot. Es más, siempre lloro en dos momentos de la película; cuando Billy en el salón de baile danza para su padre, y al final, cuando recibe la carta (para quien no la haya visto espero no haberle desvelado nada). Pero no son lágrimas de tristeza, más bien todo lo contrario. Los momentos son alegres, y las lágrimas que más de una vez he derramado son, pues eso, de alegría. Y es que, seguramente, me identifico con el personaje de Billy, y en cierto modo, también me hubiera gustado que me pasara lo que le pasa al personaje, ya que el cine, como ya he hablado muchas veces, tiene la curiosa habilidad de hacernos sentir lo que estamos viendo en la pantalla y meternos dentro del personaje si la película y la historia están bien contadas. Y Stephen Daldry, director de la película, cuenta una historia con uno de los temas preferidos del siglo XX, y vigente en el que vivimos, que es ni más ni menos que la superación, el llegar donde otros no han llegado, el saber que uno mismo tiene cualidades para hacer lo que mejor siente, ya sea en el plano artístico, en el social, en el de la medicina, informática, física, etc.

Hace unos días tuve una conversación vía Messenger con un amigo que hacía bastante tiempo que no hablaba. En veinte minutos de conversación intentamos ponernos al día de nuestras respectivas vidas, y claro, también hablamos de algún que otro amigo común que teníamos cuando el contacto era mayor que el de ahora. Me habló de un amigo, actor, que hace ya unos cuantos años había decidido irse a Madrid a estudiar Arte Dramático, y claro está, mientras estudiaba, también probaría suerte en el mundo de la actuación, el cual, no es nada fácil. Mi amigo actor en cuestión era quizá el que más claro tenía que en el futuro iba a ser actor, y que además, sería un actor de éxito. Dentro de él había algo que le impulsaba a creerlo, y por supuesto, esa creencia le hacía que la lucha fuera más fácil para llegar a la meta que se había auto impuesto. Y estoy seguro que mi amigo ha trabajado para serlo, no era mal actor, y habrá acudido a infinidad de castings de todo tipo, seguro que se ha metido en grupos de teatro amateur para matar el gusanillo de la interpretación, y habrá mal vivido para, como ya digo llegar a alcanzar su sueño. Estoy seguro que también, en éste camino, su familia y sus amigos cercanos le habrán ayudado, le habrán dado ánimos para seguir, diciéndole que no se rindieran en ningún momento, y es que, como ya digo, el tema de la superación, es un hecho en la sociedad actual, y el que llega al final, el que consigue su meta, será alabado durante mucho tiempo. Sin embargo, aunque exista el talento, aunque exista el esfuerzo, aunque exista el apoyo, nada nos garantiza que llegaremos a conseguir lo que queremos. Mi amigo no lo consiguió, e imagino que con resignación, ha vuelto a Jaén. El cine, la mayoría de las veces, nos engaña para que creamos que sí, nos da fuerzas y apoyo, para que pensemos que las cosas se pueden conseguir con talento y con trabajo, pero olvidamos que al igual que nosotros, habrá cien, doscientas, trescientas personas con el mismo esfuerzo, con el mismo talento, con el mismo apoyo que el nuestro. No porque nos sintamos importantes, con algo de talento, significa que sea verdad. No porque nosotros lo creamos significa que sea cierto. El azar, la suerte o la casualidad pueden ser amigas, o también enemigas de nuestras metas, pero al fin y al cabo, la vida no es más que un camino por recorrer, y aunque sin duda, hay que tener metas para seguir viviendo, para poco a poco encontrar la ansiada felicidad que todo el mundo busca, los pequeños logros, los pequeños sueños, las pequeñas metas, son a veces más importante que la gran meta que uno se puede marcar para encontrar, como ya he dicho, la felicidad. Cada vez tengo más claro que en la vida diaria, los pequeños sueños, son muchos más útiles que los grandes.

Mucha suerte a mi amigo si por casualidad lee esta entrada.

Comentarios

mc ha dicho que…
Es que los pequeños sueños son los que permiten seguir adelante. Los grandes sueños no son inmediatos y tardan demasiado en llegar. Como veis es una reflexión que podría haber firmado Homer.
Nacho ha dicho que…
Y yo creo que no se pueden tener grandes sueños sin tener pequeños sueños.

Quien sacrifica los pequeños sueños que, como dice mc, son los inmediatos y te permiten avanzar, rara vez verá cumplidos los grandes. La mayor parte de las veces no los verá porque habrá desistido de seguir caminando porque no tendrá ningún aliciente que le permita llegar al siguiente.

Yo creo que los pequeños sueños cumplidos los consigues pero, con los grandes sueños cumplidos, te encuentras.

Me ha encantado la entrada, Amador. Como siempre.
Amador Aranda ha dicho que…
Hablando de Homer, he recordado, que en un episodio, el señor Burns le dice que le va a quitar todos sus sueños, asi que se asusta, y luego Marge lo consuela diciéndole que un hombre que su único sueño es el de repetir plato en la comida y tener un achuchón de vez en cuando, es imposible robarlo los sueños. En fin, qué buenos son los simpsons. Un saludo M.C.

Si, llevas razón Nacho, en que, a veces los grandes sueños llegan, es más, yo creo que hay algunos que ni se pensaron tener. Un besote.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Varias cosas.

Los grandes y los pequeños sueños. No puedo estar más de acuerdo con Nacho. Los grandes sueños están bien como ideal, como horizonte, pero en realidad deberíamos nutrirnos de los pequeños.

Los simpson. Buenos es poco Amador, ahora me estaba acordando, al relatar tú ese episodio del otro en el que Homer sueña que se ha acabado la cerveza en el mundo, jajajaja, buenísimo.

Y respecto a lo que has relatado en tu post del talento y el esfuerzo y lo difícil de llegar, yo no estoy muy de acuerdo Amador y creo que lo hemos hablado en alguna ocasión. Creo que existen más talentos de los que todos suponemos y que la mayoría se pierden por falta de esfuerzo. Y creo que existe mucha gente voluntariosa pero carente de ese concepto tan abstracto que llamamos "talento". De lo que no tengo duda alguna es de que la persona que auna las dos cosas con mayúsculas, el talento y el esfuerzo, llega. Más tarde o más temprano.
Anónimo ha dicho que…
GENIAL esta película.
Amador Aranda ha dicho que…
Bueno, en fin. Eso de que con talento y exfuerzo, se llega, pues me parecen más bonitas palabras que realidad. Siempre conocemos los nombres de los ganadores, pero nunca de los que pierden, de los que no llegan, que es más numeroso en número, no me cabe duda. Luego están, los que llegaron tarde, como Alberto Mendez, que n o pudo ni llegar a ver su novela publicada, siendo tan maravillosa. Creo qeu es un autoengaño del ser humano, o no sé, puede que yo esté algo negativo, y no sea ni lo uno ni lo otro. Un saludo.

La película es maravillosa, anónimo.
unviajealaluna ha dicho que…
No hay nada mas amargo y obnuvilante que darse cuenta de que uno de nuestros mayores sueños se ve truncado por la realidad, esa realidad que tu muy bien cuentas...
Bac Hylon ha dicho que…
A mí la parte que más me emociona es justo la escena final, con "El Lago de los Cisnes" de Tchaikovsky de fondo.

También me encanta la escena en la que Billy baila "de rabia", pateando las paredes de su vecindario. Pero no me emociona hasta el mismo punto que la otra.

Es una película que no me canso de ver, la verdad.

Abrazos.
Fumandoespero ha dicho que…
Me ha gustado mucho esta entrada, por varias razones:
El cine nos genera la sensación de que todo es posible, y las crcunstancias y el azar, nos revelan de repente que el cine es cine.
Las grandes metas no nos permiten acabar de disfutar de las pequeñas, y el nivel de frustración por no alcanzar las grandes no ciega para ver las otras.
Las pequeñas satisfacciones nos hacen más personas, nos hacen crecer y si llegan las grandes...pues mira que bien.
No soy como Hommer pero ciertamente he aprendido que la vida debe ser más sencilla, menos dolorosa, menos frustrante,...
El camino que no va a ninguna parte solo lo encuentra una persona, pero creo que es un camino hacia la felicidad, que no siempre está asociada con el éxito.
Besos
David ha dicho que…
El camino más largo empieza dando un primer paso.
Nos estancamos cuando queremos dar dos pasos en lugar de uno...
Amador Aranda ha dicho que…
La verdad es que la realidad es una putada, pero, también a veces es maravillosa. Siempre que se sepa mirar, claro está.Un saludo Viaje a la luna.

Ya he dicho que la película me encanta, la he visto como diez veces, y además, se la he puesto a todos mis amigos. Tambien me gustó las horas, la siguiente película de Daldry, vamos a ver qué hace ahora. Un saludo Bachylon.

Es cierto, el camino de la felicidad no tiene que estar asociado al éxito, eso es un tópico, que no sé de donde habrá salido, pero que está instauradísimo en la sociedad. Pero, al lmismo tiempo, el éxito, es un subidón de todo, quizá es una felicidad momentánea, pero sienta muy bien, en fin. Qué sé yo. Un besote Fumandoespero


Me ha encantado la frase David, la verdad es que sí, las cosas hay que hacerlas poco a poco, el problema, es que viviendo en en donde vivimos, con los pequeños pasos es como si no hicieras nada. La sociedad ya solo quiere que des grandes pasos, sino parece que no se avanza. Un besote.
combatientes70 ha dicho que…
Tu amigo está en jaén pero eso no quiere decir que haya tirado la toalla... yo no creo en la suerte, creo en la justicia... y creo que tarde o temprano actua... y seguro que si tu amigo no decae y tiene a su lado gente quen lo ayude y él se ayuda... tarde o temprano conseguira su sueño o el sueño que quiera tener en ese momento... es importante tener un sueño... pero no dormirse en él... es importante tener muchos sueños... para siempre estar en continuo camino y combatiendo por intentar ser feliz.
Anónimo ha dicho que…
Es importante triunfar, olvidar a quienes te quieren porque son lastres, dejar en el camino a la gente de la manera mas desconsiderada posible para que no nos pidan cuentas, joder al personal y llegar lo mas alto posible, que pollas, no nos engañemos esa es la cultura imperante...así querriamos ser muchos
Amador Aranda ha dicho que…
Llevas razon combatientes, no podemos perder los sueños, pero a veces, es dificil mantenerlos, de eso no cabe duda. un besote.

Creo anonimo que exageras en el temas. Por supuesto, estamos viviendo en una sociedad competitiva, pero, por muy bien competidor que se sea, y por muy trepa que se sea, sin talento, sin constancia, todo acaba cayendo, y si no cae...pues a ver que le vamos a hacer. Hay que vivir con principios, sean cuales sean los que cada uno tenga, porque a la larga, nos salvaran de nosotros mismo, cuando tenemos opiniones como las que has expresado tu, que me dan la impresion de que son de un caleton que de una realidad. un saludo anonimo.
Amador Aranda ha dicho que…
Y ademas que cada cual puede hacer lo que quiera con su vida, incluso ser trepa, y sacrificar lo que a el o a ella le de la gana, que para eso es su vida, y cada uno hace con la propia lo que le plazca.

por cierto, en el ordenador que estoy, o funcionan las tildes, que alguna pongo a veces.
unviajealaluna ha dicho que…
Amador mi voto para Wilco... lo siento pero es que te lo tenia que decir...

Isaac decía en su blog que a Jeff Tweedy le pasa un poco lo que a J... que han llegado a tal punto de madurez y de endiosamiento... que podrían pasar hasta por guapos llegado el caso... jajaja, cosa que suscribo totalmente

El solo de guitarras del final de Impossible Germany es inpresionante... hace que te olvides por completo de la melodia principal... ¡¡¡lo mejor del ultimo disco!!!
Amador Aranda ha dicho que…
La verdad es que Wilco en tres discos se ha convertido en un pedazo de grupo. Y a mi el ultimo disco me parece maravilloso, y ademas necesario dentro de la discografia del grupo. Son unos maquinas, me gustaria verlos ya en concierto, pero este noviembre ya van a ser muchos conciertos si voy a verlos tambien. Ya habra otra ocasion. Un abrazo.
David ha dicho que…
Yo he dado mi voto a Radiohead, por muy bueno que sea el último de Wilco, yo lo veo un paso atrás...
carmen ha dicho que…
querido amador; yo también lloro con Billy Elliot y he de confesar que también lo hago en la parte de "oh capitán, mi capitán" de El Club de los Poetas Muertos.

me encanta que un chico confiese que llora, en mi trocito de mundo ningún chico ha confesado eso, es mas, todos dicen ser supermachotes.

en cuanto a tu amigo, a veces es mejor dar pasitos cortos para llegar al mismo sitio al que se puede llegar dando un par de pasos grandes. así puede uno meditar si hace lo correcto mientras llega.

besos a todos
Amador Aranda ha dicho que…
Es que a ti David, no te gusta el último disco y ya está. Pero bueno, que muy bien. No es A ghost is born, ya lo hemos hablado, pero a mi también me gusta. Pero para eso podemos decidir qué nos gusta y qué no. Por cierto, a mi cada vez me gusta más In rainbows, en fin, qué le vamos a hacer, no somos objetivos en ese sentido.

Hola Carmen, qué alegría leerte de nuevo por aquí. Lo confieso también, lloré también con El club de los poetas muertos, y es que además, llorar es sanísimo y se liberan muchas tensiones, también reir, claro está. Un beso y vuelve cuando quieras...a ver si me paseo yo también más por tu blog.
mykelangelo ha dicho que…
no voy a decir a quien he dado el voto yo...

a muchos les puede parecer que el perseguir según que sueños es una excusa para no enfrentarse a la vida diária, a la rutina de facturas e hipotecas. yo creo todo lo contrario, admiro a quien persigue un sueño que se aleja de lo que la sociedad de consumo actual nos manda.

como habéis dicho no hay que dormirse en los sueños (bonita frase), pero tambíen creo que el horizonte es una parte inprescindible del paisaje que se nos muestra delante, aunque lo que luego cuente sean cada uno de los pasos y piedras del camino, que es lo real y lo que nos hará más o menos felices.
Amador Aranda ha dicho que…
Creo que contigo no cabe duda en saber a qué grupo has elegido...jeje.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …