Ir al contenido principal

Apología literaria, o respuesta al Capitán Alatriste.

El sábado me pasé por una librería de segunda mano en Granada. La verdad, es que ir a una librería de segunda mano es como jugar a la lotería, porque, claro está, no siempre encuentras lo que buscas. Hay veces que sales con varios libros y otras, por el contrario, o los libros que hay ya los tienes, o no te interesan en absoluto. Cuando yo fui el otro día, fue de las veces que salí con varios libros, y además por un precio muy razonable. Me compré en bastante buen estado (algunos libros ni habían sido leídos), Tristam Shandy de Laurence Sterne (no es la traducción de Marías, pero al menos, ya se lo puedo devolver a David, que me lo dejó hace dos años), A sangre fría de Capote, que no lo tenía y Bajo la red de Iris Murdoch. Cuando ya había elegido los libros que me iba a llevar, fui al mostrador y me dispuse a pagar. El chico que regenta la tienda miró los libros, los apuntó en una libreta, y después de decirme el precio, me preguntó, bastante seguro, que si era estudiante de Filología. Le dije que no, y puso cara de extrañado. Creí, dijo, que con los libros que te llevabas serías estudiante, porque no son libros muy comunes. ¿No es común Capote?, ni Laurence Sterne, que además fue adaptado por Winterbotom, me pregunté. ¿Qué ha pasado entonces? La lectura de A sangre fría se ha quedado finalmente relegada sólo y exclusivamente a lectores universitarios, a estudiantes de Capote, a las diferentes filologías.

Cuando ayer Capitán Alatriste puso el comentario en la entrada anterior, de que prefería leer un libro que ver los Soprano, me llegó una respuesta a las preguntas que me acabo de hacer. Por supuesto, leer es algo estupendo, pero, al igual que le pasa a Alatriste, que lee, imagino que por muchas razones, una de ellas, es porque creo que tiene mitificada la literatura con respecto a otras disciplinas artísticas, como puede ser el cine, o las series de televisión. Y por supuesto, puede tener una parte positiva esa mitificación literaria, pero en gran parte, la mitificación de la literatura es negativa, porque estamos consiguiendo que cada vez haya menos lectores. Leer se ha convertido en un placer elitista, de unos pocos cuando debería ser de muchos, porque durante mucho tiempo, seguramente en el colegio (yo no leía ni un libro en el colegio), se nos ha enseñado que leer era un deber, una obligación, un estudio cuando el estudio era algo casi enemigo. Leer no es más que conocer historias, ver el mundo por otros ojos, al igual que los podemos ver en el cine, en las series de televisión, en el teatro, en la danza, en la música rock, pop, hip-hop o clásica. Debemos desmitificar de una vez los libros, a los autores, a las historias, a las palabras, y acercarnos más a ellos, sin miedos, sin temores, porque, los escritores escriben para ser leído por todo tipo de personas, con diferentes ideologías, credos, doctrinas, y vidas, diferentes, distintas, como las historias que en los libros se nos cuentan, y de las que se pueden aprender, o no, porque, la literatura, al igual que la vida, puede tener cosas buenas, malas o regulares. Es todo tan sencillo como nosotros lo queramos hacer. Un saludo Alatriste.

Comentarios

Nacho ha dicho que…
Es una pena, porque todas esas frases que usas para motivar a la lectura son frases que ya he escuchado en anuncios del Ministerio de Cultura emitidos en diversos medios.

Hace un tiempo, me propuse hacer que mis hermanos pequeños leyeran "por el placer de leer" de modo que traté de crear un gusto en ellos por la lectura. Para mi hermana, elegí la serie de Harry Potter porque creí que le resultaría interesante, y para mi hermano (el más pequeño), elegí la serie de Manolito Gafotas (más próxima a su edad).

El trato era "te compro el primero y, cuando te lo leas, te compro el segundo; después el tercero y así sucesivamente".

Funcionó durante un ratillo, pero no pasamos del segundo volumen.

Desde mi punto de vista, la lectura es "un arte" en sí misma. Requiere paciencia, perseverancia y comprensión (hacia el escritor y sus intenciones). Como creo que esas tres cualidades no caracterizan, precisamente, a estos tiempos.
David ha dicho que…
El libro de Sterne lo que tienes que hacer es leértelo...
Ves, esto es un ejemplo de porqué no se lee. Si te lo ponen como obligación, pues no lees.
Decir que no ves la tele porque lees y por eso eres mejor no significa nada si te lees un libro de Bucay o cualquiera de los que le preparan a Vidal. Para eso mejor ver un episodio de una buena serie.
Nacho ha dicho que…
Por cierto, je, je, je.

Se me olvidó decir que yo también sucumbí a la tentación de comprar algo en la librería de segunda mano, y el Ama me regaló un libro de citas celebres de la Ciencia recopiladas por Isaac Asimov.

En fin, otra frikada de las mías.
Amador Aranda ha dicho que…
Bueno, es que, esas frases que usan el Ministerio, pueden que estén muy bien, otra cosa es que luego las gente la use o no. Me parece que la campaña que están usando, es si tú lees, ellos leen. Que, está bien, pero no profundiza. Deberían de ampliar (claro, que para un anuncio, bastante es), deberían de profundizar en esa idea. Si tú, haces de la lectura un hábito familiar, al igual que se come, o se hace la cama, o que ven la televisión, perderán el miedo, y tendrán un hábito lector, y cuando les falte, cuando no estén leyendo un libro, lo echarán en falta. Pero, bueno, todo es complicado, quitar prejuicios sociales es más complicado que lo que parece. A esto, se le puede unir, ir al teatro, o ser críticos, con el país donde se vive etc, etc...
SERGIO ha dicho que…
Hola Amador:

Ya sabes que visito con asiduidad tu blog porque me encanta lo que cuentas y como lo haces.

Cuando era niño escuché a mi padre decir, que sin los libros, sin sus historias, resultaba muy difícil imaginar vivencias alternativas a las nuestras.

Recuerdo las paredes repletas de libros, la escalera gris con su ventanuco blanco, a mi madre con el trajín de la ropa y a mi padre con los ojos inyectados en sangre, forzando la vista en la lectura.

Mi casa es un refugio de libros. Mi padre la mano que sostiene un marcapáginas.

Eres por siempre bienvenido en ella.

Saludos.

Sergio.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Vamos a ver, no estoy de acuerdo en tu reflexión sobre la mitificación de la literatura. Quiero decir, es cierto que yo la tengo mitificada, porque es, junto con el Atleti, lo más importante en mi vida, pero no creo que ese sea el problema actual. El porqué de que la gente no lea. A ver si me explico.

Primero, vivimos en una sociedad de consumo brutal. Queremos consumir y queremos hacerlo rápido. Inmediato. Todos necesitamos historias pero es más fácil encontrarlas en una película, en una serie. Enciendo el televisor, desconecto de mi mundo, recibo, recibo y recibo y se acabó. Tengo mi historia en dos horas sin interacción alguna. Sin esfuerzo. Otra de las claves, sociedad de la inmediatez y del no esfuerzo. Leer un libro es mucho más que escuchar una historia, es comprenderla, interpretarla, es esforzarte. Incluso no todos los libros cuentan historias, y eso es lo maravilloso -entre tantas cosas- de la literatura. Existen maravillosos libros que cuentan malas historias o ni siquiera cuentan historias. Y son un deleite. Existen libros qeu llevan a otros libros, libros que habían sido escritos para que tú, en ese preciso momento, los leyeras, y te parece increíble esa coincidencia pero existe. Y es un placer activo, uno de los puntos para mí más interesantes de lo literario. Con esto no trato de desacreditar el arte del cine o de la televisión, para mí es muy valorable también, y muy apetecible. Pero es muchísimo más limitado. Infinitamente más limitado que el literario. Y lo digo como receptor compulsivo y como modesto e incipiente creador.

Y luego, la clave de las claves es el Ministerio de Educación y Ciencia (se sigue llamando así?). Las campañas de cultura están muy bien, pero la clave no es esa, sino los planes de estudio. Verbigracia, yo he leído toda mi vida, desde niño, y no tengo una explicación para eso. Siempre digo que he sido un gran lector a pesar del Ministerio de Educación. Tú no puedes darle a leer la Celestina a un chaval de 14 años, ni el quijote, es absurdo. Así vas a alejarlo de la literatura, no vas a ganarlo para la causa. Yo leí el Quijote a los 14, y la Celestina, y no tengo un buen recuerdo de ello. Los volví a leer 10 años más tarde y el Quijote es uno de los mejores libros que he leído nunca. Dale a leer a Dumas a los niños, que lean los tres mosqueteros, el conde de montecristo, que lean a Stvenson, que lean la isla del tesoro, dale a leer a Verne, dales a leer moby dick, Sherlock Holmes, Robinson Crusoe. Y tendrás un lector para toda la vida. Entonces estarán preparados para leer otros libros. Ni siquiera tendrás que obligarlos a que los lean, ellos solos los buscarán.

Y bueno, tengo muchísimas más cosas que decir sobre esto, sobre lo magnífica e infravalorada que es y está la literatura, pero tampoco quiero terminar aburriendo al personal.

Saludos y enhorabuena por tus magníficos post que incitan a estos enriquecedores debates.
Amador Aranda ha dicho que…
Hola Sergio. Qué bonitas tus palabras. Ya sabes que también eres muy bienvenido, tanto a mi casa, como a mi blog, y además me gusta escucharte tanto como te escuchaba en el aula de teatro. Aunque no lo creas, tus historias se me quedaron grabadas en la memoria, más de lo que te imaginas. Un abrazo.


Vamos a ver, Capitán Alatriste, jeje. Bueno, en realidad, poco. Estoy casi en todo de acuerdo, excepto en lo de las comparaciones, literatura, cine, televisión(series, imagino). Creo que cada cosa tiene su medio, y que sí, hay cosas que se cuentan en literatura que no se pueden contar en cine, o televisión, pero también a la inversa. En cine, se juega con las imágenes, no con las palabras. Aunque parezca mentira, el cine (el bueno, claro), es visual, no textual, y bueno, aunque mil palabras no tienen porque valer una imagen, una imagen tampoco tiene porque tener palabras. En las series, pasa igual, pero aquí, puntualizaría que además, las series están jugando con algo muy importante, y es la continuidad en el tiempo que se le puede dar a un personaje. Tony Soprano, es Tony Soprano durante seis temporadas, y en esas temporadas, a los guionistas les ha dado tiempo a enfrentarlo con millones de problemas, dudas, y ataques de ansiedad. En fin, poco más. Un saludo, y me gusta que visites mi blog, y que le des vida con tus palabras.
David ha dicho que…
Ya está en mi ipod, In rainbows.
No sé qué decir todavía.
Amador Aranda ha dicho que…
También en el mío...qué rápido ha sido la descarga...en fin. todavía no lo he escuchado entero, pero lo voy paseando por martos. qué emoción.v
por cierto, mañana se sabe el nobel de literatura.
David ha dicho que…
Yo apuesto por un autor norteamericano, pero seguramente no conoceré al ganador, ni cumpliré mis propósitos de leerme algo suyo, como tú bien haces.
Amador Aranda ha dicho que…
por lo visto este año está un poco entre Claudio Magris, y Philips Roth...seguramente, como los conocemos, no será ninguno de los dos...y me temo que español este año no nos va a tocar.
Kinush ha dicho que…
La películas, las obras de teatro, la ópera, las series, la pintura y escultura (muchas de ellas)..... todo tiene su fundamento en los libros en obras literarias, estas son los pilares que sustentan la compleja estructura de la Cultura. quien de verdad busca la esencia misma de cada arte lo encontrará en los libros, ellos son los que siempre están con nosotros son nuestros fieles y admirados compañeros en nuestra vida en nuestras alegrias y nuestras penas. Con ellos aprendemos, nos reimos, lloramos, amamos... y cuando otras artes se basan en ellos pueden crear obras excelentes!
Capitán Alatriste ha dicho que…
Pues efectivamente, al menos para mí, era una desconocida...el Nobel, digo.
David ha dicho que…
Me sonaba el nombre pero nada más...
Se va a morir Philip Roth y le va a pasar como a Borges.
Amador Aranda ha dicho que…
Sí, a mi también me suena, pero no he leído nada...en fin. Hay muchos grandes escritores que se quedaron sin Nobel, pero así son las cosas.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Bueno, y otra noticia del día es que Francisco Brines ha ganado el García Lorca de Poesía. Muy merecidamente a mi parecer.
Amador Aranda ha dicho que…
Ya sabes que yo la poesía la tengo pendiente...no conozco a este hombre. Ya lo buscaré y te digo.
nemam ha dicho que…
ehhhh! Amador...ahí estoy intentando descargarme el de Radiohead..... a ver que se cuece...por cierto me encanta tu nueva plantilla! que guapaaaaaaaaaa!
ciaooo!
Nikté ha dicho que…
Pues si te enteras donde puedo conseguir Las Mil y una Noches de la editorial Aguilar con la traducción de R.Cansinos Asseus
me lo dices.
Estoy loca por tenerlo y no lo encuentro.
Un besote
Amador Aranda ha dicho que…
Vale, de todas formas, tengo la negra últimamente para encontrar libros... un besote, y bienvenida al blog.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …