Ir al contenido principal

¿Por qué Brad Bird es un genio?


Ayer recordé un sabor de la infancia. Fue raro, porque además, el recuerdo lo tuve con mi amiga María mientras tomábamos una cerveza, más bien, mientras comíamos los frutos secos que acompañaban a la cerveza, y entre los que se encontraban los garbanzos, que son los que casi nadie quiere. Ahí vino el sabor infantil, y fue cuando recordamos como los abuelos respectivos nos traían bolsas de garbanzos (blanditos) que les regalaban en las festividades de los santos como hermanos de las cofradías de las que formaban parte.
Imagino que si en lugar de recodar el sabor de los garbanzos los hubiéramos probado, mi amiga y yo hubiéramos tenido muchos más recuerdos; recuerdos de infancia que son la mayor parte de las veces, los más reconfortantes. Y es que, sí Proust pudo recodar la suya y escribir En busca del tiempo perdido, yo, como aprendiz de Proust, me conformo con escribir una pequeña entrada, aunque sea para poder dar introducción a la maravillosa película que pude ver y disfrutar como un niño ayer.
Brad Bird es un nombre que he estado leyendo casi todos los días desde hace ya muchos años, ya que, participa en los Simpsons, y yo, claro está, veo los Simpsons a diario. Sin embargo, no fue hasta El gigante de Hierro, película de animación, cuando por primera vez le presté atención. Me pareció peculiar, ya que no era la típica película Disney, (aunque a mí Disney, tampoco me disgustaba del todo, Aladín es estupenda). Sin embargo, Disney, había perdido mucho, y sus películas estaban quedando sólo y exclusivamente para un público infantil.
Un día, como de la nada, llegó Pixar, y con ellos una serie de películas animadas con ordenador, que rompían con sus guiones, y con sus imágenes todo lo hecho hasta ése momento en animación, y claro está, a mi me gustaba mucho. Toy Story, Bichos, o Monstruos, hicieron que estuviera expectante a todas las películas Pixar que aparecían cada año. De todas formas, no se por qué, hasta que llegaron Los increíble, no me rendí por fin, y es que Los increíbles, estaba dirigida por el gran genio de la animación, Brad Bird.
Ayer pude ver Ratatouille y disfruté como ya digo con todo lo que me mostró Bird. Alucine como era capaz de contarme temas profundos y no resultar pedante, como hacer planos estupendos, sin aburrir al público, como llegar a mis recuerdos de la infancia por sabores que no estaba probando, (como los garbanzos que recordé con mi amiga), como un genio de cine, porque cuando algo estaba de verdad bien hecho se adentra sigilosamente en el alma, y allí la retuerce hasta llevarlo al sitio donde quiere que esté.
Y es que, no tengo dudas, Brad Bird es un genio, y espero que haga muchas, muchas películas, porque voy a seguir viéndolas, con la emoción de un niño por entrar a un cine, y que le llenen la cabeza con ratones, o con superhéroes, o con lo que a él le dé la gana. Me tiene ganado.

El corto de Ratatouille.
Abducido:

Comentarios

mykelangelo ha dicho que…
Siempre he pensado que en la animación, sobre todo de pixar, se refugia la mayor parte de la creatividad de hollywood. En los últimos años se han conseguido verdaderas obras maestras en este género. Estoy deseando ver esta peli.
Amador Aranda ha dicho que…
Ve a verla sí. Por cierto, no hemos hablado el corto que hay antes.Nccho y yo no podíamos parar de reír. era buenísimo.
Manuel Carlos ha dicho que…
La Disney clásica solo sabía hacer dos cosas, animación (muy bien) y cine extremadamente familiar (muy regular), sin embargo cuando decidieron cambiar el esquema clásico de sus productos animados (que viene a ser heroe en inferioridad de condiciones que, en un ambiente de optimismo absoluto, se enfrenta al carismático malvado de turno y en el camino encuentra su valor interior y el amor) se encontraron con que no era tan facil hacer algo nuevo y que enganchase al público, sobretodo si llevas 30 años haciendo lo mismo una y otra vez.
De esos tiempos confusos les salieron cosas nefastas (El Emperador y sus locuras) y otras bastante interesantes (Atlantis, la película menos Disney de la historia) pero si no llega a ser por la aparición de esa cuna de genios que es Pixar mal futuro tenían por delante.
De Pixar me quedo con "Los Increibles", casi al nivel de Aladdin. Y veré Ratatui por supuesto.
Saludos!
Amador Aranda ha dicho que…
Yo Atlantis creo que no la vi, pero la del emperador tenía su punto, no la peli, si no el personaje del emperador. Lo que hablas de un héroe, realmente es de Lindar Seger, de "Cómo hacer personajes inolvidables", creo. En fin, es que está todo hecho.
mykelangelo ha dicho que…
Que no, que no, que la mejor es sin duda buscando a nemo!!!
Amador Aranda ha dicho que…
si hombre...nada comparado con los increibles. buscando a nemo tiene su punto, pero ni de lejos es tan chula como los increibles...ese discurso ni hilista que impregna toda la película..en fin, que es animación por diol.
Bac Hylon ha dicho que…
Yo opino que Pixar entró muy bien, pero que al ser absorbida por la Disney comenzó a perder enteros, a "Disneisizarse" (toma palabro). "Cars" no me gustó nada (a nivel técnico sí, eso no hay quien se lo discuta).

Por suerte, la llegada de Brad Bird supuso un buen soplo de aire fresco a las historias. Ya lo conocía por "El Gigante de Hierro", que me encanta, es adulta sin dejar de ser tierna. De ahí que ver a Bird al mando de "Los Increíbles" fuera garantía de éxito y de diversión, y que volverlo a encontrar en "Ratatouille" no haya sido sino la constatación del hecho de que Brad Bird es un excelente narrador de historias.

Y de nuevo la parte técnica, impecable (salvo por el agua del río Sena, no me convenció demasiado).

Fantabuloso el corto previo, llegamos muy justos al cine y no nos dio tiempo a verlo. Buenísimo. :-D

Abrazos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …