Ir al contenido principal

Lecturas de Verano (leídas)

Y sí, me propuse hace algunos semanas que este verano iba a leer mucho, y, pese a que a mis ojos les está pesando (estoy pensado en hacerme una revisión óptica y todo), estoy leyendo mucho.
La primera de las lecturas estivales fue “La historia de la familia Rocamattio de Helsinki”, de Yann Martel, libro del que ya hablé cuando me lo compré. Es raro lo que a veces ocurre con los libros, pero, cuando lo empecé a leer, necesitaba leer éste libro, no tanto el libro en sí, si no un grandioso prólogo del autor que yo, en momentos de escritor en crisis, necesité leer, y me ayudó mucho, más de lo que creí en un principio. Además del prólogo, la novela corta, o cuento largo, es una maravilla, y está llena de una emoción deslumbrante. Muy bonita, y muy recomendable para todo aquel que quiera pasar un rato de diversión agridulce.
Luego le llegó el turno a El Gran Gastby, de Francis Scout Fitzgerald. Yo tenía ganas de leer éste libro, uno, porque es un clásico del que todo el mundo habla muy bien, y dos, porque Noe me había dicho que lo leyera, si quería leer otro libro, del que luego hablaré. También me gustó El Gran Gastby, aunque, si le pongo un pero es que, me había hecho unas expectativas mayores con él, aunque reconozco que me entretuvo, y disfrute mucho, tanto de la historia, como de la forma en la que está contada, que es muy original.
Por supuesto, después de Gastby le llegó el turno al libro que me quería leer, y era Tokio Blues de Haruki Murakami. Al final, la lectura del otro tampoco tenía tanto que ver, pero me gustó mucho, y entendí porque ha pasado casi del anonimato, al éxito, Haruki Murakami. Tokio Blues es un libro muy entretenido, con unos personajes, y unos temas muy bien llevados, y que te adentra en un mundo muy desconocido, pero al que parece que siempre te hubiera gustado ir. Me gusta mucho su forma de hablar al lector, y sus frases, y la forma en que tiene de transportarte con canciones, o con libros a sitio personales, ya sea del protagonista, como de los propios del lector. En fin, ya me he comprado dos libros más de Haruki Murakami, parece ser que lo seguiré leyendo.
La primera decepción estival ha sido El último encuentro de Sándor Márai, libro que creo que Alatriste adora. Excepto la historia, que es lo que me resultaba interesante, lo demás no me gustó casi nada. Tiene un ritmo de capítulos que no me gustaba mucho, y la escritura me parecía que abusaba del tópico. Márai habla con tópicos en esta novela, y la verdad, no me gusta. Entiendo que pueda gustar mucho este tipo de literatura, pero creo que yo no estoy hecho para leer a éste autor. Pero para eso hay tantos, y de temas e historias tan variados. De todas formas, aunque no me estaba gustado lo acabé, y algo mejoró, pero creo que me costará volver otra vez a leer algo de Márai
Luego me he leído Abril Rojo, del amigo Roncagliolo. Con ésta novela además tenía más expectativas, porque había ganado el premio Alfaguara. Y creo que yo me enfrenté a la novela con prejuicios, ya que esperaba algo parecido a Pudor: no lo es. Es una novela negra, de asesinatos, con un protagonista que ya no puede perder más cosas, porque no tiene nada. Y cuando ya supe qué me estaba contando, pues me gustó mucho, y me entretuvo mucho, y me acojonó mucho con Sendero Luminoso. De todas formas, creo que Roncagliolo en un futuro escribirá mejores novelas, y será conocido a nivel mundial, pero aún es joven para serlo ( el cabrón tiene treinta y dos años, creo).
Ya más o menos acabo con El corazón helado, que por fin, después de muchos meses, he conseguido acabar. Y menos mal, porque la señora Almudena Grandes ha vuelto a escribir un novelón tremendo. Creo que la semana que viene haré una entrada sólo para hablar de ella, porque me parece que se merece una entrada por ser una de las mejores novelistas de España, y estar todavía en un segundo plano (cada vez menos, menos mal). Así que explicaré qué me ha parecido El corazón helado, y también hablaré de Almudena.
En fin, poco más, ahora estoy con El malogrado de Thomas Bernhard, y me está pareciendo muy interesante.
Que tengáis una buena feria.

Comentarios

Nacho ha dicho que…
Doy fe de que no para. Tiene una enorme pila de títulos encima de la mesa. Y parece no acabarse nunca, porque añade nuevo material conforme se le acaba (FIFO era ¿no, mykelangelo?).
mykelangelo ha dicho que…
jajaja, fifo, que nombre tan feo... yo como no leo... :(
Amador Aranda ha dicho que…
porque no quieres. que le pones excusas pa to.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Uy, cuánto lo siento que no te gustase el último encuentro. Es lo bueno de los gustos, que cada uno los tenemos diferentes.

Ah y estoy en total desacuerdo con la crítica que has hecho del libro pero bueno, al fin y al cabo todo eso es muy subjetivo así que la discusión tampoco tiene mucho sentido.
Amador Aranda ha dicho que…
Sí, en fin...pero bueno, a lo mejor no era mi momento, o no sé. La verdad es que la gente que me lo ha recomendado tiene muy buen gusto, entre ellos tú..pero hay libros que no son para uno y ya está. Tampoco hay que darles más vueltas.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …