Ir al contenido principal

La veintiuno.

Para escribir, ya sea una novela, un ensayo, un cuento, o una entrada en un blog, el escritor tiene que encontrar su propia libertad, porque si no se es libre de uno mismo, no se puede escribir; sin embargo, a veces, la falta de libertad social, o de libertad de géneros, y de recursos, ha dado grandes escritores, grandes obras, y ha hecho avanzar la literatura.
Para escribir hay que tener una historia, y saber contarla, saber llevarla desde el arranque de la misma, arrastrarla sutilmente por el nudo, y cerrarla con tesón en el desenlace, para así, dar una novela, un cuento, o un ensayo al lector impaciente; sin embargo, puede haber grandes novelas sin nudo, o sin final, o lo que es peor(o mejor), sin historia, y que también pueden emocionar al lector.
Para escribir hay que sufrir, porque es un hecho que a veces la mejor literatura nace del sufrimiento del escritor, ya sea personal, o del mismo sufrimiento que produce la escritura, que a veces puede ser tan pesada y tan difícil como . la construcción de un edificio, o la subida de una montaña, o como la subida de una montaña en lo alto de un edificio.Sin embargo, también puede haber grandes obras escritas sobre y en la felicidad, y que no tienen nada que desmerecer a las escritas en el sufrimiento. Por que al fin y al cabo, lo que llega es la historia, y cómo está contada.
Para escribir hay que desnudarse, no físicamente (esto no es imprescindible, aunque algún escritor haya que escriba desnudo), sino mentalmente, no dejarse arrastrar por prejuicios y por tópico, dejarse fluir como si nada existiera y a la vez todo estuviera escrito. O por el contrario, se puede uno vestir de prejuicios, y adentrarse en ellos para buscar respuesta a través de una historia que crece con juicios para acabar sin ellos.
Para escribir, sobre todo, hay que querer escribir, sentir la pasión que dan las palabras, crecer con los personajes y quererlos, avanzar junto y por la historia con tu misma vida, como viviendo dos vidas al mismo tiempo para que no se escapen los detalles, y querer ésta vida nueva como a la tuya propia. O por el contrario…no hay contrarios, para escribir, hay que vivir, no hay peros que valgan, ni vidas que no sean vividas.
Si queréis leer relatos e historias, hoy aparece la nueva revista Aldaba en Martos, en las que algunos aprendices de escritores, y otros menos aprendices, regalan al mundo, y a la revista en concreto, sus escritos, entres los que se encuentra uno mío…por si alguien quiere echarle un vistazo y opinar.
Acepto críticas de “La veintiuno”, aunque sea como un niño pequeño que quieres que nadie te critique. Eso es otra cosa.

Comentarios

David ha dicho que…
Animo a quien lea esta entrada a leer la veintiuno, otra muestra del talento de Amador.
Amador Aranda ha dicho que…
No hay tanto talento, es que tu me miras con ojos talentosos. un besote.
David ha dicho que…
Pero, ¿qué le ha pasado al blog?
Amador Aranda ha dicho que…
estoy haciendo cambios, jeje.
David ha dicho que…
Otra vez...
Amador Aranda ha dicho que…
estoy inquieto, estoy inquieto y no sé cual poner, esto es todo un descubrimiento, y tengo que encontrar la mía, jeje.
combatientes70 ha dicho que…
precioso tu articulo, el 21 aún no lo he leido...pero ya me gusta ya que el 21 es el día de mi cumple y de jose molina... ¿cuándo vuelves pa el pueblacho? ya veo que estás de obras....
Amador Aranda ha dicho que…
pues vuelvo el martes, o el miércoles, pa la feria. ya he acabado las obras. han quedado chulas.
gatute ha dicho que…
Me ha encantado tu cambio de Look.
Im presionante (en 2 palabras)

Un saludo
Amador Aranda ha dicho que…
Gracias.Ha quedado chulo, si. jeje.
mykelangelo ha dicho que…
Sis. Mu bonito. OkComputer-style. Siempre que se dice eso de que para que la inspiración esté de tu parte hay que estar mal de ánimos, recuerdo un gag de una peli (no se cual) en la que el artista protagonista casi se martirizaba para conseguir atraer a las musas, porque achacaba su falta de ideas al hecho de que estaba en una buena racha.

no se si eso es del todo cierto. almudena grandes ha dicho muchas veces que su trabajo es como cualquier otro. que se sienta delante de su ordenador durante las horas diarias pertinentes para escribir sus novelas, como cualquier otro trabajo rutinario. viene a reforzar la idea de que lo ideal es que la inspiración te encuentre trabajando.

recuerdo una anécdota que me ocurrió en clase. la profe de lengua me pidió que leyera la redacción que nos mandó el día anterior y yo no la tenía hecha. le dije que no estaba inspirado... criatura! claro, toda la clase estalló en una carcajada. lo más gracioso es que era verdad, que no había encontrado ninguna idea que me empujase a redactarla. en fin, uno que siempre ha sido un poco repelente, jejeje.

bs.
Amador Aranda ha dicho que…
Lo de ok computer, que es por los azules...en fin, creo que tu obsesión mykelangelo por ese disco no tiene fronteras. El azul ya existía antes, y mira que a mi me gusta ese disco y el diseño...pero.
lo de la inspiración es raro, pero desde luego hay que trabajar, de eso no hay ninguna duda. le doi la razón a almudena, que además es mu lista pa to. estoy apunto de acabar su novela. qué máquina es.
David ha dicho que…
Amador, he leído de nuevo la veintiuno, publicada en Aldaba.
No me había dado cuenta de la estructura del relato, ya sabes que me cuesta, pero al leerla de nuevo, confirmo mi primer comentario sobre el talento que tienes.
Amador Aranda ha dicho que…
Muchas gracias. Yo vi el otro día un borrador de Aldaba que me enseño Diego, pero todavía no he visto ninguna revista. Y vi tus dibujos para el poema. Me gustaron mucho, porque tú, y me parecieron de lo más original que he visto en Aldaba. Tú si que tienes talento. Un besote.
Manuel Carlos ha dicho que…
Impresionante el cambio de estilo del blog. Soberbio, en serio. La 21 la había leido en Aldaba y, por supuesto he vuelto a releerla, excelente. Inspiración percibo.
Amador Aranda ha dicho que…
Gracias. Por lo del blog, y también por lo de Aldaba...vamos mejorando, claro está. Saludos, y a ver si nos vemos en la Feria, o algo, que no nos hemos visto en todo el verano.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …