Ir al contenido principal

Todo cambia.

Desde hace ya unos años, sobre todo con la llegada de internet, todo ha empezado a avanzar muy rápido. Consumimos más música que antes, más cine, más series, ya que, la red nos facilita el intercambio de ficheros, y además la información para descubrir nuevos grupos, o películas es más fácil. Recuerdo que hace unos años yo era un adicto al Fotogramas, y también a los videoclubs de Martos, que realmente hacían el agosto conmigo. Esperaba todos los estrenos con mucha ansiedad, ya que para mi era muy difícil ir al cine a Jaén, y mucho menos comprar películas en VHS. Pero todo cambia, y eso también cambió. Pronto tuve permiso de conducir, e ir a Jaén ya no era tan difícil, y además, siempre me podía pasar por El Corte Inglés, o por el Pryca. Durante el tiempo que existió el VHS he sido también un comprador compulsivo de videos. Si había alguna promoción en el quiosco yo iba corriendo a comprarla, o grababa todos los días alguna película que echaban en la 2 de madrugada. Cuando mis padres me daban dinero, intentaba ahorrar algo para así, en dos o tres semanas, ir a Jaén y comprarme alguna película que iba a ser difícil que trajeran a los videoclubs de Martos por no ser comercial. También usaba a todas las personas cercanas que tenían canal plus para que me grabaran los estrenos que habían los viernes….al final conseguí tener una colección muy amplia, ya sea de originales, como de películas grabadas de la tele.
Este fin de semana, he decidido hacer limpieza. Desde que llegaron los DVDs, el sitio que ocuparon los VHS en la estantería de la sala de estar, fue ocupado por éstos nuevos inquilinos más pequeños, con mejor visión, y con más posibilidades. Sin embargo, los VHS, fueron poco a poco subiéndose a mi habitación, y apilándose en unas estanterías bastante decrépitas y poco resistentes. Así han estado más o menos dos años, pero el sábado decidí que ya iba siendo hora de deshacerme de ellos. Sé realista me dije: no vas a ver más una película en VHS, las cosas han cambiado. Así que, cogí los videos, y los llevé al trastero, que es como decir los tiré a la basura, ya que en el trastero sólo cogen polvo y algún día ya sólo servirán para ocupar espacio, ya que tiene caducidad, y si encima le sumas la humedad…en fin.
Todo cambia, todo se recicla, y puede que los DVDs, también pasen a mejor vida, puede que yo esté un poco atado siempre a comprar cine, o música, o libros, pero al final no es el hecho de comprarlos ni de tenerlos en la estantería, es la sensación, el nerviosismo que te produce el tener algo que ha hecho alguien, que va a marcar una parte de tu vida con su historia, y que te enriquecerá como persona, y te hará seguir caminando por el camino que se haya elegido sin pensar que habrá que dejar los instrumentos tirados por falta de uso. Qué le vamos a hacer.


Comentarios

unviajealaluna ha dicho que…
Jeje esto de hacer limpieza y tener que deshacerte de algo que sabes que ya no lo vas a utilizar es complicado porque desde pequeños tendemos a acumular o coleccionar ciertas cosas que luego es dificil abandonar porque nos ha creado un vinculo afecivamente hablando muy fuerte, aunque querramos deshacernos de algo insignificante como a mi me paso hace mucho tiempo con mi coleccion de cromos de cuando era pequeño... jaja
Nacho ha dicho que…
A mí me pasa exáctamente lo mismo. Le cojo demasiado apego a las cosas. LLegué a tener tres copias distintas de la misma peli original pero, como me la habían regalado personas distintas y las había visto en momentos distintos de mi vida, me resistía a tirarlas.

Al final, conseguí dárselas a alguien que también le gustaba esa peli.

Tengo una manía por conservar cosas que no uso para nada, y que tienen la tendencia de coger polvo y más polvo en las estanterías/armarios de casa.

Pero, periódicamente, hago un revoleo por casa y me pongo a poner cosas en "mi trastero" como un descosío. El procedimiento: meto lo que sea en bolsas, lo de plástico por un sitio, lo de papel por otro, lo metálico por otro, ... y luego lo llevo a unos contenedores/trastero que hay detrás de casa. Es curioso porque luego no consigo encontrar nada de lo que puse en ese trastero. ;-)

En fin, es lo que tiene ser un apegao a las cosas.
combatientes70 ha dicho que…
joder, amador, tras una semana de ausencia en el mundo blog, voy a hacerte una entrada: A mí me ha pasado igual, en la actulidad tengo en el trastero de mi nuevo piso toda mi colección de VHS y de ciontas de casette... no sabes cuanta caja y lo más difícil es aceptar que no se van a volver a utilizar... lo cierto es que ese nerviosismo está empezando a cambiar, este finde he pasado por la fnac de Sevilla dos veces y he sido capaz de salir sin gastarme un euro... primero tenía casi todas las películas que me apetecía tener y segundo tenía incluso discos que aún no se habían editado aquí... lo de internet nos está haciendo incluso cambiar a nosotros mismos y espero que mi bosillo lo comience a notar, aunque eso lo dudo... sino me lo gasto en cultura me lo gastaré en ropa, en gimnasio y botox....
Capitán Alatriste ha dicho que…
Yo en cambio estoy aprendiendo a tirar bastante bien.

Hubo una época en que guardaba hasta las facturas de teléfono. Ahora no, desde que la anarquía me invadió ya no me cuesta nada tirar.
Amador Aranda ha dicho que…
Sí, yo también estoy cada vez más calmado...a lo mejor la solución es no comprar tanto...como de todas formas lo vamos a ver, no sé...en fin. Por cierto, otro tema, que me recordó Rafa que me lo encontré ayer, es el de las cintas de casette...también hay que tirar unas cuantas...en fin.
logansanz ha dicho que…
Lo mejor en los tiempos que corren, y a la velocidad que corre todo, no merece la pena comprar películas, los libros es otro tema aparte, esos siempre se pueden y se deben conservar, yo soy partidario de lo que no se va a utilizar y otros le interesar regalarlo para darle un buen uso.
josemolina ha dicho que…
Yo le he regalao la colección de Friends en VHS a un amigo...
Y ahora tengo un par de cajas con un montón de pelis que no sé que voy a hacer con ellas, no creo que las guarde, las tiraré...
Sin embargo creo que voy a conservar mi colección de cintas de cassette, tengo auténticas joyas entre ellas y todavía tengo una pletina en el equipo de música para poder reproducirlas, pero no tengo video para ver las pelis...
mamen ha dicho que…
yo tengo un video precioso, aunque en ocasiones se engarrota...

te lo dejo por un módico precio?

:)

yo tambien soy de las de guardar y guardar...hasta que llega un momento en el que estoy nerviosa perdía o bien me da el volunto y empiezo a limpiar como una posesa, es entonces cuando todo deja de tener importaaaaaaaaancia, bueno todo no, y lleno boooooolsas y booooooolsas, eso si, hay cosas intocables, claro, la cuales van a provocar en pocos meses una masacre en mi habitacion...y es que no me caben mis cosas en ninguan láo, mis materiaaaales, mis dibujos, mis libros, mis revistas, mis apuntes de clase, más revistas...y menos mal que algunos de los cuadros estan en el tratero de Jose que si no....jeje
Capitán Alatriste ha dicho que…
"Me da el volunto". Me encanta esa exprexión que ya casi no se usa. Es una pena como las nuevas generaciones están simplificando el lenguaje.
David ha dicho que…
La pregunta es porqué nos cuesta tanto desprendernos de cosas sin valor alguno, sobre todo porque no tenemos tiempo para retomarlas.
Yo guardaba recortes de periódico, y cada vez que iba a tirarlos me pasaba la tarde entera releyéndolos, y transportándome al momento en el que los leí por primera vez.
¿Qué hago yo con cintas que no voy a escuchar nunca, porque ya me encargué yo de comprarme los cds originales? Además acabé harto de las cintas recopilación, siempre había un par de canciones mal puestas que estropeaban la selección.
serchase ha dicho que…
Lo tendremos en los genes!!??? jajajaja!! xk ami me psa tambien! desde luego si te pones a pensar hay cosas que sabes ke no te sirven ni te serviran pero como le coges cariño pues las guardas!!! jajajaa!! Un saludo!!
unviajealaluna ha dicho que…
Mi abuela guarda todo tipo de cosas porque decia que podia venir el año del hambre jajaja que lastima...
David ha dicho que…
Por lo menos todavía no llegamos al Síndrome de Diógenes...
unviajealaluna ha dicho que…
Y que me decís de lo que guardamos selectivamente en nuestra memoria y lo que olvidamos?
Capitán Alatriste ha dicho que…
Unviajealaluna, esa pregunta es buenísima. Yo sobre eso he pensado un montón de veces. Cada vez que me asalta un recuerdo concreto, de hace muchos años, que por uno u otro motivo me deja perplejo. Porque hay cosas que recordamos porque queremos recordar, hay cosas que nos marcan e inevitablemente las recuerdas, pero hay cosas, y tengo un montón de ejemplos, que son o parecen insignificantes, normales, sin trascendencia, y que sin embargo nuestra memoria almacena. ¿Por qué, por qué, por qué?
unviajealaluna ha dicho que…
Yo me siento a veces impotente de querer recordar cosas que no recuerdo y en cambio no me importaria olvidar ciertas cosas que no puedo olvidar... en fin... el cuerpo humano es asi
Amador Aranda ha dicho que…
La verdad es que la memoria es estraña...yo soy bastante bueno para recordar cosas, a veces me gustaría ser más olvidadizo en algunos temas...pero qué le vamos a hacer, no tenemos la maquinita de Olvídate de mí...aunque no sé si la querría. Creo que es importante recordar el pasado para poder crecer en el presente.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …