Ir al contenido principal

El respiro Von Trier.

Ahora sí, se han acabado las series, todas, y aunque me da pena no volver a encontrarme con ellas hasta dentro de unos meses, el alivio también es grande, ya que estoy empezando a ver cine de nuevo. Por supuesto durante el tiempo que he estado enganchado a las series no he dejado de ver cine, pero no al nivel con el que solía, y desgraciadamente, me he dejado en el tintero cinematográfico muchas películas que espero recuperar en los próximos meses (el ipod también va a ayudar a esto, y su maravilloso cable capaz de hacer que una película se vea en cualquier televisión del mundo, es lo que tienen los ipods).
Recuerdo que conocí tarde a Lars Von Triers, bueno, tarde, o como imagino que mucha gente, cuando ganó la palma en Cannes por Rompiendo las olas, y que además compartió con Secretos y Mentiras (qué gran película también). Rompiendo las olas nos descubrió a uno de los directores más inquietos del cine Europeo, con una forma de crear personajes femeninos fascinante, eso sí, pasando un mal rato viendo la película, ya que el cine de Von Triers te hace sufrir un poco. Al poco tiempo, después de que Cannes lo encumbrara como su nuevo genio, llegó el Dogma, que fue un movimiento cinematográfico que se sacó de la manga y en el que ponía reglas al cine, en las cuales se tenía que rodar con cámara en mano, en tiempo real, y sin iluminación artificial. Realmente le salió bien, y es que, aunque el movimiento Dogma promovió verdaderas gilipolleces, también hizo que con sus reglas nacieran grandes películas como Los idiotas, Italiano para principiantes, Mifune, o Celebración, por ejemplo. Uno años después entendí el Dogma de verdad, y fue con un documental de Von Triers llamado Las cinco condiciones, en el que proponía a un colega suyo hacer de nuevo un cortometraje clásico Danés, y literalmente volvía loco al su colega…tremendo.
Pasó un tiempo e hizo Bailar en la Oscuridad, un musical con Bjork, que seguía el camino de Rompiendo las olas, muy bueno, y con el que se sufría mucho (creo que no he llorado nunca tanto en el cine como con esta película), luego Dogville, que también se pasaba un mal rato, y Manderlay, que…también se sufría. Pero ayer, cuando me dispuse a ver la última película de Von Triers, El jefe de todo esto, aunque iba esperando que me hiciera de nuevo sufrir, no lo hizo, me dio un respiro. Y es que, El jefe de todo esto es una comedia, una comedia Danesa, eso sí, imagino que con todas sus consecuencias (que los chistes los entenderán ellos, digo yo). Al menos, como ya digo, nos ha dado un respiro dentro de sus dramas, porque, el cine de Von Triers, por mucho que me haga sufrir me obligo a verlo, ya que es un cine muy interesante, muy profundo, y muy bien hecho, y como su compatriota Dreyer, sin duda, pasará a la historia como uno de los mejores realizadores Europeos de todos los tiempos. Si aún no habéis visto ninguna de sus películas, no tardéis en hacerlo. Merece la pena, mucho.

Cortometraje para Las cinco condiciones. Versión de El humano perfecto en "animación".



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
I've seen it all, I have seen the trees,
I've seen the willow leaves dancing in the breeze
I've seen a man killed by his best friend,
And lives that were over before they were spent.
I've seen what I was - I know what I'll be
I've seen it all - there is no more to see!
Nacho ha dicho que…
No he visto ninguna de sus películas... ¡Un momento!. ¡Sí que vi "Italiano para principiantes"!. ¿Eso es lo que se llama "Cine Dogma"?. A mí me costó un poco entrar en la película, pero el conjunto me gustó bastante.

Respecto a lo del humor danés, real como la vida misma. Conozco por trabajo a un danés que es curiosísimo contando chistes, incluso en inglés. De hecho, el tonillo danés para los chistes no parece el de un chiste, salvo la risotada que sueltan al final.

Sin embargo, su mujer es graciosísima incluso contando los chistes en danés (que no te enteras ni papa). Y claro, es granaina, ja, ja, ja.
David ha dicho que…
A mí me gustan mucho sus películas, pero es cierto que te hacen sufrir.
Si es lo que pretende, que te remuevas en la butaca, a fe que lo consigue.
La escena final de Dancer in the dark es tremenda, que angustia por dios.
Por lo menos en Dogville, bueno me callo no sea que alguien no la haya visto.
En cuanto al Dogma, sólo he visto dos películas, pero Mifune me parece una maravilla, además consigue un cine natural, sin notar que hay ciertas reglas detrás.
combatientes70 ha dicho que…
descubrí a Von Trier a principio de los 90 con una maravillosa película que se llama europa, película de un efectismo espectacular y que era lo contrario a lo que años mas tarde defendería con el dogma... sin duda creo que el dogma, con todo lo positivo y negativo que pueda tener, sirvió para que el cine volviera a su mirada a lo esencial... y en elgunos casos como la maravillosa celebración o italiano para principiantes lo consiguió. Sin duda Lars Von Trier ha aportado al cine mucho más de lo que pensamos, no sólo con sus pelis, sino con sus conceptos...
Manuel Carlos ha dicho que…
Dogville es excelente. Como prescindir de todo lo accesorio y llevar al cine a su estado más minimalista, la pura actuación.
Claro que otros dirán que dicho minimalismo es un recurso gratuito que solo sirve para distraernos de la verdadera actuación...
Con Lucas estas cosas no pasan.

Saludos!

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …