Ir al contenido principal

Volver de visita.

Por lo general no suelo releer libros, y no es por pereza, seguramente me lo pasaría mejor releyendo algunos libros que descubriendo otros que no me aportan tanto. Puede que sea por la inquietud que me produce el pensar que me puedo estar perdiendo cosas en otras novelas, no lo sé. Tampoco es que abandone en mi librería a los libros cuando ya he acabado de leerlos: Releo de forma compulsiva el principio de Corazón tan blanco, y del Jinete Polaco, y también me encanta a veces leer de nuevo páginas sueltas, como el arranque de El Túnel de Sábato, o de Volverás a Región de Benet, pero como ya digo, no los vuelvo a leer de forma completa.
Los tres clubes de lectura que he empezado a coordinar me están obligando a releer, y lo prefiero antes de enfrentarme a otros libros que no me interesan tanto. Lo explico rápido; cuando se empieza un club me dan a elegir libros, libros que durante, dos o tres semanas, serán leídos y comentados en estos clubes de los que estoy hablando. Por lo general son novelas muy conocidas, Como agua para chocolate, No sin mi hija, El clan del oso cavernario…novelas, que aunque no me importen en el fondo leer, no serían de mi elección rutinaria; luego, están las que sí que lo son, pero que ya he leído. El curioso incidente del perro a medianoche de Mark Haddon, ha sido mi primera relectura en el club, con resultados muy diversos (la verdad, no puedo entender que no guste una novela como esta: divertida, amena, interesante..en fin.), y ahora se le va a sumar, El perfume de Patrick Suskind, que leí siendo adolescente, y El Ensayo sobre la ceguera, que creo que es uno de los libros que más me han conmocionado en los últimos años, además escrito por José Saramago, un hombre que todo el mundo conoce, pero que no todo el mundo lee (cosa que tampoco entiendo, porque puede ser el premio nobel más accesible de los últimos años, allá cada cual, yo disfruto mucho con sus lecturas)
Resumiendo, me está gustando la experiencia de releer, porque tiene un punto de tranquilidad, es como llegar a una casa donde te trataron muy bien y poder tener una conversación con la familia que pasaste una de las mejores noches o fines de semana de tu vida, acordándote de anécdotas que os hicieron gracia, de historias que os conmocionaron, llevando un punto en común que es la vida que veis con los mismo ojos, y aprendiendo, en éste caso tú de ellos, o de él, de ese escritor o escritora que escribe para ti, y que lo tienes casi siempre escondido en una librería, pero que en el fondo siempre guardarás un buen recuerdo de los buenos momentos que tuvisteis y que viviste a su lado mientras te contaba su historia.

Comentarios

David ha dicho que…
A mí me encanta releer, es como dices, volver a un lugar en el que te sientes cómodo.
Uno de mis pasajes favoritos son el final de Volverás a Región, o abrir Lolita al azar.
Lo curioso es que me da pereza releer algunos libros que me gustaron mucho, como El amor en los tiempos del cólera.
Es un misterio que no guste El curioso...
Amador Aranda ha dicho que…
Qué gran libro es Lolita..y qué comienzo..y en fin, qué maravilla.
el gatute ha dicho que…
Pues yo se ve que soy muy vago.

Me gusta la sorpresa, la intriga, devorar los libros hasta llegar al final.
Me pasa igual con las pelis, aunque reconozco que cuando me gustan y las vuelvo a ver, les saco más el jugo.

Por cierto, me encantan Ensayo sobre la ceguera y el Curioso incidente del....
Creo que me los recomedaste tú, así que gracias. Son una gozada.

Por cierto, este último me sirve en el trabajo para explicar a los padres de niños con Asperger, cómo es su tipo de lenguaje.

Gracias makina, sigue recomendándonos
carmen ha dicho que…
Yo he leido El curioso incidente del perro a medianoche de Mark Haddon. Me gusto muchisimo aunque he de decir que tuve ciertas dificultades para enteder que puerta de las tres elegir en un concurso. Por mas que leía esa parte tarde mas o menos dos días en entenderlo. En cuanto a Lolita de Navokov he de decir que estuve tiempo diciendo que no me había gustado, luego comprendí que el libro era buenisimo y que yo había confundido el odio a Humbert Humbert y lo había convertido en rechazo a la novela.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Yo no suelo releer.

Y creo que es por lo que has explicado tú más o menos...Hay una cantidad de libros que siempre tengo por delante leer que releer me cuesta muchísimo. Tan solo he releído muchas veces "Los tres mosqueteros" que es mi libro fetiche y un par de veces el serial Alatriste. Aparte de eso, nada más. Lo que sí estoy haciendo ahora es marcar fragmentos de libros para acudir a ellos más adelante. Es algo que empecé hacer hace algún tiempo con los poemas. Me creé una base de datos en la que iba incluyendo los poemas que me gustaban de veras de cuantos iba leyendo y es algo de lo que estoy muy orgulloso porque ya tengo un material bstante extenso ahí para releer y para esos maravillosos recitales que se organizan de vez en cuando espontáneamente cuando uno tiene unas copas de más.

Saludos.
Amador Aranda ha dicho que…
No puedo contigo Alatriste...¿de verdad organizas recitales cuando bebes, jeje? a noe y a mí, sobre todo a ella, cuando bebíamos una copa de más, nos daba por hacer listas de los diez mejores libros, películas, discos, y además, si conocíamos a alguén nuevo también le obligábamos a hacer una lista...en fin.

Carmen, yo tampoco sé lo del concurso...pero es que soy de letras, y me dio igual, es más, creo que hay algún que otro juego que no me entero muy bien, pero el libro es muy entretenido, eso si.

Un saludo.
Vanessa Soldevilla ha dicho que…
Hola, acabo de verte por la página de Roncagliolo. Interesante blog.

Suelo releer un poco, El Túnel de Sábato por ejm lo he releído unas tres veces, y las siguientes solo he releído pasajes. De hecho cada lectura es distinta, uno va observando y descubriendo nuevas cosas con cada una y más cuando se acerca un mismo libro pasado algunos años, como lectora una cambia y a eso se agregan la cantidad de libros leídos antes del reencuentro con el libro antiguo. Así que creo que la segunda lectura nunca es la misma. Lo que si hago desde hace años es subrayar o hacer pequeñas señas a ciertos pasajes o al pie pie de una novela con un pequeño lápiz, suelo recurrir a esos pasajes y volver a ellos a veces. Algunos lo consideraran un sacrilegio, pero es algo que hago con mis propios libros desde hace años. Bien por la escuela de lectura, espero regresar por aquí para ver de qué va.
El libro de Mark Haddon no lo he leído, pero sospecho que lo voy a comprar muy pronto gracias a tu blog :)

Saludos,
Vanessa

http://vannysol.blogspot.com
Amador Aranda ha dicho que…
Hola Vanessa, Bienvenida al blog. Siempre es interesante que se vayan sumando ideas, y si es de gente de otro continente, pues mejor que mejor. Un saludo.
Vale, gracias Amador. También eres bienvenido en mis blogs, por ahora la que tengo activa es la que va con el enlace de este comment

Saludos, Vanessa

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …