Ir al contenido principal

Una entrada prestada o ¿acabarán las series con el cine?


A todos nos gusta que nos cuenten historias, y la verdad, es que no nos importa mucho el medio con tal de conocer y saber más de gente, ya sean personas de carne y hueso a las que seguimos a veces con verdadera devoción sus vidas, o personajes de ficción, con los cuales nos identificamos a través de las historias que se nos cuentan en el cine, en los libros, en la música, en el teatro, en la danza, en la pintura, y también, sí, en la gran moda de los últimos años: las series de televisión.
Desde siempre ha habido series de televisión, y siempre de muy diferentes formas. Cuando nacimos ya había habido muchas de las que nuestros padres hablaban sin parar, como la del Fugitivo, o los Intocables. La primera serie que yo recuerdo, además de Verano Azul, es Superagente 86, que ahora no me atrevo a verla, ya que cuando era pequeño la seguía con auténtica pasión. Pero las buenas series escaseaban, y sólo había como mucho una al año que mereciera la pena, aunque las ha habido antológicas, como Twin Peaks, o Retorno a Brideshead. Todo esto ha cambiado radicalmente, y la verdad es que no sé cuando empezó a cambiar. Desde luego, la culpa de este cambio en el mundo de las series la tienen dos cadenas norteamericanas como HBO, y ABC, con series como Los soprano, A dos metros bajo tierra o Deadwood en la primera, y Mujeres Desesperadas, Anatomía de Grey, y Perdidos en la segunda.
He escrito esta entrada, porque mi amigo Antonio me ha llamado diciendo que debería escribirla, y que había descubierto que le costaba ya mucho ver una película, ya que aguantaban sólo unos cuarenta y cinco minutos, que es lo que suele durar una serie, a las que él, por supuesto es adicto. ¿Nos estamos acostumbrando a las series y estamos dejando de lado el cine, o es que el cine está en horas bajas y por eso no vemos tanto? Creo que tendremos que esperar algún tiempo a la respuesta, porque yo tampoco sé responderla. Es verdad, que la calidad de las series está siendo muy buena, y como dice Boyero, el mejor cine se está viendo ahora en televisión, y es una pena, pero el cine este año está bastante flojo, aunque creo…que es una racha, y que además no tiene nada que ver. Como ya he dicho, nos gusta que nos cuenten historias, y que además nos importa muy poco en el medio que se haga, por eso creo que seguirá existiendo el cine, porque cada medio o cada forma que existe para contar historias tiene un lenguaje particular que hace del mismo lenguaje una mirada distinta de otro. Lo explico mejor. Las series tienen unas ventajas con respecto al cine, y la mayor de ellas es que son capaces de crear unos personajes que el cine nunca podrá hacerlo por falta de tiempo; cuando una serie empieza, también empiezan las vidas de unos personajes y los guionistas son capaces de crear una complejidad en ésos caracteres, que el cine, por su limitado tiempo, no sería capaz de hacer. Sin embargo creo que la realización en las series, aunque es correcta y capaz de contar la historia que el guionista ha escrito primero en papel, nunca podrá ser tan innovadora, ni podrá arriesgar tanto como el cine ha demostrado durante más de cien años, y es que, es cuestión de número. Una serie tiene como media veinticuatro episodios, que, pongamos que son cuarenta y cinco minutos por capítulo, que son alrededor de dieciocho horas, que se preparan en un año, y el cine, por su parte, tiene que trabajar un guión de dos horas, en un tiempo diría que superior a un año, así que el trabajo final en lo que corresponde a planificación y realización, será de mejor calidad. Además, ¿triunfaría una serie en la que se usara cámara en mano, o una dogma, o sin diálogos? En fin, el cine como ya digo tiene sus medios, las series los suyos, y las novelas, cuarto de lo mismo, y si se acaba el cine, pues qué se le va a hacer, seguro que encuentran la forma de seguir contándonos historias, que al fin y al cabo, es lo que nos gusta y nos interesa.

Comentarios

javi ha dicho que…
Por una parte pienso que la moda de las series es eso, una moda, que con el tiempo se desinflará. Aunque, por otra parte, estoy seguro que seguirá pegando fuerte porque es un género muy eficaz: ¿Por qué voy a invertir 2 horas de mi vida que normalmente no tengo en ver una película cuando puedo invertir sólo 45 minutos, viendo un episodio de una serie, si además, éste última me asegura el disfrute que una película no siempre consigue?

Creo que tiene que ver un poco con el estilo de vida que tenemos, en el que queremos lo mejor y lo queremos ya. ¿Compensa hacer cola, o ir hasta un videoclub y sentarme 2 horas a ver un película con el consiguiente riesgo de pérdida de tiempo que esto implica? A mí no, acabo de ver The Queen y seguramente no volveré al videoclub hasta que se me olvide este mal rato. Ahora, eso sí, estoy deseando que den las 10 para ver House.
BUDOKAN ha dicho que…
Coincido con lo que dice Javi, creo que las series son una moda. El cine pasa por otro lado. La serie permite la inmediatez, mientras que el cine es más reflecivo y duradero. Cuando apareció la televisón a fines de los 40 y se establece como competencia en la del 50, el cine supo como pelearle, no creo que se vaya a amedrentar por unas series.
Amador Aranda ha dicho que…
No te ha gustado The Queen?. No me lo puedo creer. A mi me encantó. En fin, no siempre vamos a coincidir, jeje.
serchase ha dicho que…
Tambien estoy de acuerdo con vosotros!!! Pienso que algunas veces nuestro ritmo de vida nos hace que no perdamos tanto el tiempo y no dedicamos a ver series!!! algunas están muy bien pero otras.... por dios sin comentarios!! pero bueno de vez en cuando si gusta ver una película en condiciones!! Un saludo.
"un viaje a la luna" ha dicho que…
Yo creo que una cosa no quita la otra, siempre se puede perder el tiempo viendo peliculas malas como tambien se puede perder viendo series malas... joder, mi abuela se hincha de ver culebrones peonosos jaja

Estoy deacuerdo contigo Amador, yo creo que en las series se profundiza mas sobre los personajes y haciendo que sean mas atractivos u odiados segun se les de el rol de bueno o malo en la serie, que por el contrario en las peliculas como bien dices por falta de tiempo no se hace...

Creo que una de las razones, o por lo menos yo lo veo desde este punto de vista, es el tema economico, se ha visto que por una cosa u otra generan mucho dinero...(profundizan en los personajes, se crea suspense y tramas en el desarrollo de estas series y utilizan estas formulas para crear esa especie de adiccion al espectador que hace que se enganche fervientemente si la serie es buena), todo esto es una formula para generar dinero con las series, que incluso como vemos se exportan perfectamente con mucho exito a muchisimos paises, lo que supone una maquina de hacer dinero para las productoras de series de television que en cambio para ganar dinero a base de peliculas, o hacen una gran superproduccion que les asegure un taquillazo o hacen una pelicula de "bajo presupuesto" con una idea original, con directores de talento y que sean muy premiadas en festivales para que eso les suponga exito tambien en las taquillas.

El cine de calidad muchas veces no es sinonimo de taquillazo, estamos hartos de ver como trabaja la factoria Hollywood...
"un viaje a la luna" ha dicho que…
Ostia que ladrillazo que he soltado!!! jajaja
David ha dicho que…
Lo bueno que tienen las series es su duración, como dice Javi, en 45 minutos te has visto un capítulo, que te suele dejar con ganas de más (Boyero dice que le enganchan más que la coca)
Pero siempre te dejan un poso de insatisfacción que una buena película no te dejará, por el concepto mismo de película como algo cerrado, que empieza y acaba en sí mismo. De hecho ahora hay una moda de hacer trilogías y no funcionan como películas redondas, pero por otra parte no tienen las ventajas de las series, ya que no pueden evolocionar de una forma abierta, al final son películas largas divididas en trozos.
La realización de una serie no será la de una película, pero ahora tienen un ritmo y unas tramas muy trabajadas, que pueden hacer que se obvie otro tipo de realización más arriesgada, aunque hay series que tienen un punto de vista muy peculiar.
Por cierto, las series españolas siguen siendo una mierda, precisamente por la duración de los capítulos. Siete vidas duraba más de una hora (y eso que estaba bien) y Friends veinte minutos. La diferencia de duración era el relleno.
mamen ha dicho que…
no sé no sé, el caso es que yo me puedo tirar perfectamente 3 horas seguidas o 4 viendo capitulos de Sexo en Nueva York, mi serie favorita... empiezo por uno.. luego otro..y al final otro,otro OTRO OTROOOOOOOOO, :) aunque tb me encanta el cine y estar esas 2 horas, con mis palomitas ....etc. Para todo hay tiempo, no?
logansanz ha dicho que…
Para mi una película, puede ser buena o mala, gustarte más o menos, pero lo que te da una película no te lo da una serie, eso lo tengo claro, además todas las series tienen muchos capítulos penosos y algunas son interminables, yo lo unico que pienso que es cuestión de pereza y las series es como que son más amenas, pero como una buena película que se quite cualquier serie.
Anónimo ha dicho que…
Me ha parecido muy interesante este post Amador, y estoy de acuerdo contigo es que el visionado de cine ha disminuido por las series.

Desde que empecé a descargas por internet me hice un habitual del visionado "entrecortado", cuando tenía un momento, aunque fueran 5 minutos, veía un trozo de película, luego otro, y así, hasta el punto que había ocasiones que veía varias películas a la vez, consiguiendo eso sí, no enterarme de ninguna.

Mi hermano hasta me lo recriminaba, pero es que no tenía tiempo. La menor duración de las series (y la mayor calidad de las actuales) han facilitado mi proceso anormal de disfrutar de historias.

Quizás las series animen a realizar películas más largas divididas en episodios (supongo que serían series), pero con el temor de que pierdan calidad, sobretodo en el hilo argumental.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …