Ir al contenido principal

Artículo Mirada Joven.

Cuatro primaveras.

Por fin llegó, tarde, aunque el calorcito es bueno, y ha hecho que empecemos a quitarnos algo de ropa, que siempre se agradece. Me gusta la primavera, no tengo alergia (no hablaré muy alto porque hay gente que empieza a tenerla con cierta edad), y la verdad es que el sol alegra a cualquiera, y a mí, pues también. En primavera me da la sensación de que todo se acelera, nosotros mismo nos aceleramos; yo siempre tengo la sensación de que con el calor hago las cosas más rápidas y mejor, luego ya llega el verano, y el calor sofocante, hace que vuelva a una velocidad normal, o sea, lento.

Como ya he dicho al principio, este año la primavera se ha retrasado, y no me hago más que pensar que puede que los que yo creía alarmistas y que todo el día nos están diciendo que se está produciendo un cambio climático en el planeta, puedan empezar a tener algo de razón: cada vez llueve de forma más violenta, se producen nevadas en épocas en las que nunca ha habido, y los tornados y lluvias torrenciales han arrasado ciudades enteras en los últimos años.

El documental, “Una verdad incómoda”, dirigido por Davis Guggenheim y protagonizado por Al Gore, muestra de forma científica y con mucha verdad en todos sus planos, que nuestro planeta está enfermo y que si no empezamos a poner remedio, lo que conocemos de él acabará pronto. Por supuesto no lo veremos, los que estamos aquí ahora puede que nunca lleguemos a ver destruido nuestro planeta, pero las generaciones venideras tendrán que vivir en un mundo, que nosotros le hemos dejado bastante lisiado. Porque además el planeta se ha degenerado en el último siglo. Los avances científicos, los cuales, aunque nos han hecho la vida mucho más fácil, han contribuido a un deterioro rápido de los ecosistemas.

En nuestras manos no está el obligar a las grandes empresas a contaminar menos y adaptar sus maquinarias para que los gases expulsados a las atmósfera sean menores, ni tampoco está el controlar la fabricación de automóviles contaminantes… pero sí está en nuestras manos el controlar las pequeñas contaminaciones: reciclar, reducir el consumo de electricidad, gasolina, y agua, mantener limpias las ciudades, eliminar por completo el uso de desodorantes y productos que contengan CFCs y hacer que el tiempo en el que habitemos el mundo, no sea un daño para nuestro planetas, y podamos disfrutar de más inviernos, y veranos, y otoños, y que la próxima primavera, si llega tardía, no nos salgan las palabras: a éste paso, nos van a quedar cuatro primaveras.

También está en tu mano.

Amador Aranda Gallardo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …