Ir al contenido principal

Ficción

Hacer una primera película en España es relativamente fácil, y digo relativamente, porque hacer una película siempre es un camino duro, y de gran dificultad. Pero como ya digo, una primera película, no es tan difícil que salga adelante; lo intento explicar en pocas palabras (no ve voy alargar mucho David, lo prometo). Al contrario que en Estados Unidos, en España no hay industria del cine, así que, cuando un director quiere hacer una película tiene dos maneras. Una, es pagársela con sus propios medios, cosa que absolutamente nadie hace, o dos, empezar a pedir subvenciones, tanto las estatales, europeas, y de las televisiones, hasta completar el grueso de su presupuesto. En realidad, de esto no se ocupa el director, si no el productor, que realmente no pone un duro de su bolsillo, sólo lo busca. La ventaja que tiene los productores con los realizadores primerizos, es que gozan de una subvención más y es la de primera película. Así que el cien por cien del presupuesto queda casi siempre cubierto, y las espaldas de las productoras quedan a salvo. Bueno, como ya digo, esto es un resumen, nada es tan fácil y uno podría decir, ah, pues yo me voy y me pongo a pedir subvenciones y me hago una película: no, para pedir subvenciones hay que tener una productora detrás que las pida por ti y para que una productora te respalde, tiene que tener un buen guión, etc, etc…cosa que es muy difícil, pero a veces, ocurre el milagro, y se empiezan los trámites de la primera película de ficción de un realizador novel.

Hacer una primera película de ficción es un arma de doble filo. Por una parte, seguramente el sueño de hacer cine se cumple por parte del director, y la ilusión de hacer una película imagino que será igual a la de tener un hijo, o publicar un libro, pero, por otra parte, la realización de una primera película es algo complejo, y no sólo hay que tener talento, también hay que tener suerte y no caer en las diferentes trampas que el cine puede poner al primerizo realizador. Por eso es un arma de doble filo, porque se consigue un sueño, pero también puede acabar ahí, en ésa primera película realizada, donde ya influye el final del trabajo, por muy bueno que hubiera sido el guión escrito en papel, cuando cobra vida en imágenes si el resultado no es satisfactorio y no ha tenido un éxito relativo en taquilla, es muy posible que que no se vuelva a dirigir nada. (esto es mucho más amplio, hay películas que no llegan ni a estrenase, porque no encuentra distribución etc.)

Cesc Gay ya superó la primera prueba, que fue la de dirigir una primera película. En su caso, fue Krampack, la adaptación cinematográfica de la obra de teatro de Sergi Sánchez, que por cierto, nuestro amigo Antonio Hernández Centeno dirigió con su compañía Septiembre Teatro. El resultado de Krampack en cine fue muy bueno: lo dio a conocer como director, y además la película se vendió bastante bien fuera de España, en festivales de Cine Gay y lésbico; tampoco aquí le fue mal. Su segunda película no tardó mucho tiempo, y la verdad, es que las previsiones fueron mucho mejor de lo que se esperaban, En la ciudad, su segunda película, fue una gran película coral, donde sus personajes deambulaban perdidos en la ciudad de Barcelona.

Hace unos días pude ver su tercera película, Ficción. La película habla de un director de cine, de unos cuarenta años, casado, que decide pasar un fin de semana en casa de un amigo que vive en el campo para intentar encontrar algo de inspiración para su nueva película. Allí, conoce a una amiga de su amigo, y también a una amiga de ésta. Ya no cuento más, porque la pequeñas sorpresas, de esta pequeña película, son enormes. Y porque Cesc Gay, es un gran director, y sabe llevar al espectador donde él quiere que vaya, a lo más profundo de sus pensamientos, y allí, lo recibe, con cariño, con emoción, para hacerle sentir esa cosas tan difícil que hace el cine, y es identificarse por completo con los personajes. Me pregunto que hubiera pasado si Krampack no hubiera tenido éxito, si Cesc Gay, hubiera tenido malas ideas a la hora de plantear la película, y ya no hubiera vuelto a dirigir. Me pregunto cuantos buenos directores han dejado de dirigir. Me pregunto cuantos directores deberían ya dejar de dirigir, que su cine no interesa a nadie. Me pregunto hasta cuando va a seguir el cine emocionándome como ahora me emociona. Espero que sea por mucho tiempo.


Comentarios

David ha dicho que…
Qué bien lo has explicado Amador.
Muchas veces estoy más pendiente del Goya a mejor director novel que de los principales, porque suele haber buen nivel, pero hay veces que no vuelves a saber de esos cineastas. A mí Juanma Bajo Ulloa me encantaba, hasta que hizo Airbag, que me divirtió, pero no más, y luego sacó un truño tremendo (por lo que leí) y es posible que no se vuelva a saber de él.
Y hay directores ya mayorzotes muy interesantes que hacen películas de pascuas a ramos, y con un nivel cada vez más bajo, con muy poco dinero.
Menudo peliculón En la ciudad, y me quedé con ganas de ver Ficción. Ejemplo de cómo hacer películas con muy poco, pero con muchísimo talento
Amador Aranda ha dicho que…
Sí, lo de los directores de cierta edad...hay alguno que debería de jubilarse ya, pero claro, y qué hace si no hace cine...se va al paro. No sé, en fin...están chupando de subvenciones para hacer chorradas monumentales, pero imagino que tendrán su público..no lo sé.
David ha dicho que…
Vicente Aranda, por ejemplo, no deja de hacer basura. Trueba anda perdido, Uribe lo mismo, Martínez Lázaro tuvo la suerte El otro lado de la cama, y entonces ha podido hacer Las trece rosas.
Ahora mismo me acabo de acordar de La cuadrilla, que hicieron la trilogía sobre España (justino, matias y atilano) y cada una de ellas fue perdiendo fuelle. Lo mismo le pronostico a Inés paris (la de a mimadre le gustan...)
Capitán Alatriste ha dicho que…
Yo en realidad no soy muy entendido en cine pero sí que he oido hablar del cuento que tienen todos los que reclaman mayores ayudas para el cine español y de lo poco que arriesgan los productores aquí.

En realidad yo estoy de acuerdo con que se destinen subvenciones a la cultura y el arte lo es, pero claro, es tan difícil o tan subjetivo incluso, distinguir el dinero bien empleado del simplemente desperdiciado, por cualquiera de los motivos que a todos se nos ocurren.
mykelangelo ha dicho que…
totalmente de acuerdo. sólo incidir en una cosa. creo que tanto en el cine como en la música (ya hemos hablado de ello, por cierto), ocurre que la opera prima es algo muy importante, tanto que puede decidir que existas o no en este mundillo de la farándula. aunque tb haya otras circunstancias como enchufismos o colegueos que hagan el camino más fácil, o menos si no se tienen, es claro que la presentación al mundo de un artista es fundamental.

hacer una ópera prima impactante, comercial y de buena calidad es difícil, pero tb es verdad que el empuje, la premeditación y las intentiones bien claras de una primera pelicula juegan a favor. lo que me parece realmente difícil, aunque suene a tópico, es mantenerse. hacer una segunda o tercera obra que mantenga el interés, que sea original pero manteniendo 'el toque del artista' y ahora sin tener esa meta clara de calar hondo en el mercado.

algunos lo consiguen, los grandes, otros no, aunque no hay que quitar mérito a ninguna de estas obras.
David ha dicho que…
¡Qué reloj más chulo!
Amador Aranda ha dicho que…
Jeje. Verdad. Metete en la pagina. hay un montón.
combatientes70 ha dicho que…
Una cosa Amador, Kràmpack era la segunda peìcula de cesc gay la primera se llamaba Hotel (no sè que) y estaba muy bien... yo siento deciros que ficciòn no me interesò nada y mira que me jodiò... me habìa encantado todo lo de cesc... pero los personajes, con los cuales podia tener miles de conexiones,me parecìan marcianos, ya hablaremos tranquilamente, que estoy en un ciber en verona y el tiempo vuela... os quiero
Amador Aranda ha dicho que…
Es verdad. No me acordaba de Hotel room, jeje.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …