Ir al contenido principal

Se acabaron los exhibicionistas callejeros

Llevo varios días muy bloguero. Lo explico mejor. Hace unas semanas descubrí (me imagino que lo habrá descubierto mucha más gente) otra forma de visitar blogs, además de más usada, que digo yo que será la de pinchar sobre los enlaces de las páginas, y de la segunda más usada, que será la de pinchar arriba donde pone “siguiente blog”, mi nueva forma es la de poner nombres en la dirección del blog (no he descubierto nada, ya lo sé). Al principio, pues lo típico, ponía nombre de grupos de música que me gustan, o de escritores, realizadores, algunas veces había sorpresas y me encontraba con alguna página interesante, otras, pues no, y además me cabreaba, porque alguien había cogido un dominio de blog y no lo actualizaba desde 2005 o antes, en fin. Le expliqué mi nueva forma a Miguel Ángel y a Cristóbal, los tres tirados en el sofá el día de Andalucía, y Nacho en casa de un tío suyo, arreglándole el ordenador (qué cruz tienen los informáticos, todo el día arreglando cosas sin cobrar). Como los tres tenemos unas mentes calenturientas, empezamos a buscar blog que en el nombre tuvieran algún tipo de peculiaridad (tacos principalmente, claro está), hasta que dimos con uno interesante, www.pollas.blogspot.com (sí, eso mismo digo yo). El blog no iba de lo que dice la palabra, claro está, ya que no debe de significar lo mismo en Español, que en Mexicano, que es el origen del bloguero.
Pase luego todo el día viendo blogs, y a medida que veía y veía más, me daba cuenta de que había espacio para todo, y para todos. Desde blog de sexo, de animales (encontré uno de gatos tremendo), artistas, modelos, cantantes, teatreros, cineastas, etc, etc, etc, y entendí a los chavales japoneses que se encierran en sus cuartos y no salen en meses, ya que en cierto modo, viven otro mundo, un mundo en el que no son juzgados, en el que pueden hablar sin tapujos de lo que sienten, de lo que piensan, sin que nadie se ría de ellos ni los desprecie, ya que siempre habrá alguien igual que ellos. Descubrí que a éste paso, pronto se acabaran los exhibicionistas callejero, las cotillas en las puertas de la iglesias, y que poco a poco todos nos convertiremos en aficionados voyeur de las vidas que cada uno quiere enseñar en éstos blogs. Puede que tuviera razón Andy Warhol, que en el futuro todo el mundo tendría sus diez minutos de fama, y esa fama, sin ninguna duda, en el futuro que estamos viviendo, la encontramos en los blog, y en youtube, por supuesto.

Comentarios

David ha dicho que…
Hola Amador.
No tiene nada que ver, pero mira qué crítica a la última película de Lynch.

http://spauld.blogspot.com/2007/02/al-mismo-nivel.html
Amador ha dicho que…
pero qué dice este tío. no te enteras de nada.
David ha dicho que…
A mí no me interesan los blogs muy personales, me gustan más los que divagan sobre cualquier cosa que los que muestran la vida de alguien.
Te propongo crear una lista (una nueva de los blogs más interesantes)
Aquí van los míos:

lapetiteclaudine.com
pierrenodoyuna.blogspot.com

No he visto la película de Lynch, pero se debe entender tanto como la crítica.
mykelangelo ha dicho que…
jajaja, que bueno lo del lynch... a ver que pasa con la peli. me estoy preparando psicológicamente

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …