Ir al contenido principal

Las obras de arte

Leo que “My blueberry Nights”, la última película de Wong Kar Wai, abrirá Cannes. En un principio me extraño, ya que recuerdo que hace unos años, cuando Wong Kar Wai estrenó 2046, tuvo algún que otro rifi rafe con la organización del festival y con los periodistas porque su película no estaba del todo terminada y estrenó cuando a él le dio la gana. Pero claro, no estamos hablando de cualquier director, estamos hablando de la nueva película de Wong Kar Wai, y además, la primera que rueda en inglés y con actores americanos: no es que Cannes lo haya vuelto a elegir, es que le ha puesto la alfombra roja, nunca mejor dicho.

Reconozco que el cine del Wong Kar Wai me gusta mucho y que habré visto unas diez veces In the mood for love, y que además, cada vez que la veo, me gusta más. No sólo me gusta ésta, también he visto muchas veces Chunking express y Happy together, que junto con 2046, me parecen sus mejores obras, y no sólo eso, sino que me parecen que son obras de arte. Es raro, muy raro hablar de obras de arte en el cine actual, no porque no las haya, sino porque parece que al arte hay que concederle tiempo para que lo sea, que cuando se va al cine, o se escucha un disco, o se lee un libro, siempre hay que decir las palabras: vamos a darle un tiempo, veamos cómo envejece. Pero yo voy a empezar a pasar de ésta forma de definir qué es obra de arte y qué no. ¿Qué tiene que envidiarle In the mood for love a Lo que el viento se llevó, o a Ordet, o a Los cuatrocientos golpes, o Al final de la escapada, o Al año pasado en Marienbad. Yo creo que nada, porque el cine de Wong Kar Wai es muy grande, aúna maestría clásica con una mirada moderna, cuidada, de una belleza que duele en los ojos. Y yo no sé si con el paso del tiempo envejecerá, pero desde luego ahora disfruto sus películas como verdaderas, grandes, perfectas obras de arte que deberían de verse no sólo en los cines, sino formar parte de las obras de arte en los museos.



Six Days, de Dj shadow. Dirigido por Wong Kar Wai

Comentarios

combatientes70 ha dicho que…
Yo te aseguro que sin duda, para mí , in the mood for love, es más obra de arte que cualquiera de las películas que has citado. Es cine, es arte, es vida... todo conjugado con una maestría absoluta y creo que pasa igual con el resto de sus películas: ¿de qué otra forma definir esa cámara nerviosa, gruesa, casi destructiva con la que persigue a los amantes de happy tpgether por las calles de Buenos Aires? hay una imagen de esa película que aún la retengo en la retina, y es cuando están limpiando de sangre los suelos de un matadero, ¿como se puede unir en una sola imagen y definir mejor el dolor del amor? es fantástcio... es grande, es un artista y me dispongo a ver el cápitulo que hizo para eros... voy a degustarlo con placer...
NOE ha dicho que…
Amador, me tienes aquí pegada al ordenador, ya sabes que no me gusta nada, pero me ha encantado tu blog, enterico me lo he leido.También me ha encantado recordar "In the mood for love", y también la he visto varias veces y claro que es una obra de arte, es una maravilla, te abandonas a ella y ya está.
Recuerdo, Amador, que estábamos tan flipados con esta peli después de verla que en aquel concierto que oraganizó Aurora y Belén y que tocaba el grupo ese que a mí me gustaba: "deneuve", te acuerdas?, y el cantante dijo el título de su siguiente canción y era...deseando amar, y todos nosotros como locos gritamos IN THE MOOD FOR LOVE...jajaja, no habia otra cosa que significara deseando amar que no fuera esa película.
PD. La letra de la canción no tiene nada que ver con la peli, claro.

Besitos amador, david, miguel angel, nacho, alatriste jejeje, y los demás.
serchase ha dicho que…
Muy buen blog!! sí señor!! me ha gustado muchas cosas y voy a seguirte en algunas cosas si no te importa?? jeje!! sk estoy empezando. Un saludo Amador.
David ha dicho que…
De Won Kar Wai he visto dos películas, In the mood for love y 2046.
La primera me parece una sublimación del arte cinematográfico, una auténtica maravilla. Cuenta lo que tiene que contar, con unas elipsis maravillosas.
Quizá mi problema con 2046, sea que está encerrada en sí misma y no siento en ella la pasión que posee In the mood...
BUDOKAN ha dicho que…
Ya estoy empezando a leer bastante sobre este film de un director que a mi juicio es uno de los más interesantes de la actualidad. Vamos a ver que se trae con este film. Muy interesante el blog!
Amador Aranda ha dicho que…
Bueno. Primero, dar la bienvenida a Noe, que por fin ha roto la barrera, y ha entrado en el blog, y ha escrito un comentario.

Sercharse, tú puedes entrar e interesarte por el blog de lo que tu quieras, es más, yo ya le he echado un vistazo al tuyo, y excepto los deportes que yo soy nulo, también me ha parecido interesante...seguiremos en contacto.

Es verdad David, llevas razón quizá en lo de 2046, reconozco que no es In the mood for love, pero a mí me emociona también mucho, y me hipnotiza con esos planos que hace el tío...qué le voy a hacer. Me gusta, me gusta mucho.

Budokan, gracias por intersarte por el blog, ya le he echado también un vistazo al tuyo, muy interesante la idea de tu blog, y la verdad, me pasaré bastante a verlo.
serchase ha dicho que…
Ok gracias!! Pues te he puesto como amigo y te he hecho un enlace para que la gente visite tu bolg. Estaremos en contacto!! Un saludo.
Amador Aranda ha dicho que…
ya te he añadido yo también.un saludo
mykelangelo ha dicho que…
bienvenida noeeeeeeee

un besazo.

yo sólo he visto la de in the mood for love. creo que tengo que verla más veces. lo que recuerdo bien es que no podía dejar de mirar la pantalla y no sabía muy bien por qué...

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …