Ir al contenido principal

David Lynch: Inland Empire

Precedida por un estreno en el festival de Cannes, en donde ni su mayores fans entendieron de qué iba la historia, esta semana se estrena Inland Empire, la última película del realizador David Lynch. Para quien no lo conozca, David Lynch, es un director de cine norteamericano, cuyo mayor éxito fue la creación y dirección (no completa), de la estupenda serie Twin Peaks (Laura Palmer y esas cosas). Además de la serie, David Lynch se ha hecho un hueco en el mundo del cine, con películas como Cabeza Borradora, Terciopelo Azul, Corazón Salvaje, El hombre elefante y Una historia verdadera. Lynch tiene dos formas de hacer cine principalmente: Una es elegante, clásica, con historias peculiares, y de las que no se olvidan en mucho tiempo y la otra, pues al estilo David Lynch: no me he enterado de nada. En la mayoría de su cine, desgraciadamente, prevalece y abunda la segunda, en películas como Carretera Perdida, y Mulholland Drive, donde el director saca sus armas (que las tiene) para marear al espectador hasta el punto en que él quiere llevarlo. Por supuesto es muy lícito hacer ésto, cada uno hace las películas que le salen de donde le salga, siempre que haya alguien que vaya a verlas, y que las pague primero.

Desde que recuerdo siempre he visto cine. No soy de los que recuerdan qué primera película vieron, porque siempre he estado viendo películas, y las veo por muy diferentes razones: para divertirme, para pasar el rato a veces, para que me hagan pensar, para que me hagan sentir, para verme identificado en personajes que puede que sean como yo, o una de las razones más importantes, para buscar respuestas que me reconcilien con el mundo, conmigo mismo y me hagan entenderme a mi, y entender al mundo mucho mejor. Cuando David Lynch hace películas como Carretera perdida, no siento nada de las razones por las que veo cine, porque estoy toda la película pensando qué me está intentado contar, destripando el argumento, buscando respuestas de la trama, que al final, desgraciadamente, cuando si por casualidad consigo saber de qué van, no están acordes con las expectativas y con el esfuerzo que he depositado en el visionado de la misma. Y no me vale que esté muy bien rodada, y que visualmente sea espectacular, no, quiero que me cuenta una historia, y que al final me entere qué me está contado. Por eso no voy a ver Inland Empire, porque sé que no me voy a enterar, porque no tengo yo la necesidad de pagarle a nadie sus pajas mentales, y porque puede que así, si todos hiciéramos lo mismo, David Lynch se tomaría en serio lo de hacer cine, y sacaría todo su talento, que es mucho, y haría grandes películas, profundas, complejas, como lo son El hombre elefante, y Una historia verdadera.

Amador Aranda.

Aquí la Opinión de Carlos Boyero en el mundo, por si quereis verla, ya sé que entre los que leen éste blog, tiene muchos fans

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Rafa G.H.

Dore nos gusta David Lynch porque nos hace pensar y calentarnos la cabeza. Eso nos gusta, nos encanta. Nos gusta que nos pongan a prueba y hacernos pajas mentales. Somos masoquistas.

Sigo sin entender Carretera Perdida y Mulholland Drive pero me molan mucho. Pero supongo que si terminara entendiéndolas me molarían mucho más. La fotografía, la incertidumbre, los personajes y las atmósferas en las que te introducen son incomparables.
Amador Aranda ha dicho que…
Te gusta a ti Rafa, a mí, a veces también. Tiene muchos fans, pero también tiene muchos detractores, no es dios en el cine, no es billy wilder.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Uf, no he visto nada de Lynch, ni siquiera Twin Peaks, y por lo que me estás contando...va a ser que no.
Amador Aranda ha dicho que…
Merece mucho, mucho la pena, El hombre elefante y una historia verdadera. La verdad es que son de una sensibilidad absoluta, y grandes obras de arte. Luego, tambiéne están bien Terciopelo azul y Corazón salvaje. Y las demás, pues yo ya no las recomiendo, pero que hay gente que les gusta mucho, muchísimo...visualmente están bien.
mykelangelo ha dicho que…
A ver... como suelo decir tb con la música, algo no es malo porque no lo entendamos, porque sea diferente o porque no sea ortodoxo. A algunos nos divierte David Lynch. No porque nos entretenga descifrarlo o porque queramos ser originales, masoquistas o modernos. Es porque simplemente nos llaman la atención sus ideas, atmósferas, las interpretaciones o las situaciones que plantea.

David Lynch es un genio, y como tal, tiene cosas geniales y cosas mediocres. Tb es un director que tiene su propio mundo, su propio lenguaje, lo mismo que le pasa Almodóvar. Para entender y empatizar con una peli de Almodóvar tienes que entrar en su mundo y comulgar con sus reglas. El crear estas realidades personales y particulares ya es bastante meritorio por sí solo, pero además en ambos casos nos escontramos con unos genios del cine. Gente con grandes altibajos pero que, queramos o no, suponen o han supuesto durante algún tiempo, la vanguardia del cine actual.

Con la música pasa algo parecido. No sé si recordáis cuando eramos bastante más jóvenes y escuchamos por primera vez el kiss de prince (por poner un ejemplo). No os sonaba bastante raro? A mi sí. Sin embargo ahora me suena clásico, aunque siga siendo una gran canción aún fresca. Eso es innovar, de eso Prince supo mucho. Hoy no tanto...

Quién dicta las reglas para hacer peliculas? Los críticos? jajaja, y una mierda! son todos unos cineastas frustrados. Seguramente no podrían hacer ni una pelicula en condiciones. El público? realmente las peliculas más taquilleras son las mejores? puede que para alguien sí. Que una pelicula no tenga una buena acogida no significa que sea mala. Por lo menos para mi.

En fin, yo voy a ver la peli del Lynch. Soy bastante fan de él, aunque hay cosas suyas que no me gustan nada. En cualquier caso si no me gusta lo diré sin ningún pudor. Aunque espero no decir que no me ha gustado porque no he entendido nada.

PE: Mulholland Drive es una de mis pelis favoritas. Y me ha conmovido mucho, mucho, de las que más.
Amador Aranda ha dicho que…
Cosas pendientes: Ahora mismo estaba viendo apocalipto, que me estaba gustando, luego la acabaré, diamante de sangre que todavía no he visto, me he comprado este finde en el media markt, Melo de Alain Resnais, Persona de Ingmar Bergman (que por cierto, bebe mucho Lynch de esta peli), Fuego en el cuerpo de Larewce Kandan, y Anatomia de un asesinato de Otto Preminger. Tengo empezabado, Verdes Valle colina rojas, del Pinilla, El corazón helado de Almudena Grandes, y un libro de cuentos que tengo que devolver a la biblioteca y que se llama American Baby. Con todo esto que tengo pendiente, para ver una película de David Lynch, y que me tome el pelo otro poquito, pues, prefiero ver, o leer algo de todo esto.
Amador Aranda ha dicho que…
Generalizar está muy feo, los críticos de cine también pueden ser directores, sino díselo a Francois Truffaut, o a Bertrand Tavernier.
mykelangelo ha dicho que…
Fuego en el cuerpo... que peli!

sí, cuando generalizo lo hago para tocar un poco las pelotas, no lo digo totalmente en serio. en cualquier caso yo si pienso ir a verla para poder saber de qué estamos hablando exactamente.

El lynch no toma el pelo a nadie. Desde sus comienzos ha hecho unas pelis muy raras. Decirlo a estas alturas es conocerlo muy poco.

Por cierto, a quien le guste la música electrónica que se escuche MSTRKRFT - The looks.
David ha dicho que…
Lynch tiene una forma de filmar que consigue atraparte, genera unos ambientes fantásticos, pero pierde el hilo, y no consigue dominar lo que crea. Sólo he visto Twin Peaks, Mullholland drive y Carretera perdida, y en esta última casi me muero de miedo en la primera parte. Pero, por lo que he leído, haría obras maestras si se dedicara a filmar guiones ajenos.
Hay una manía en el cine actual en la autoría total, que no creo que sea una buena idea.
Respecto a lo de los críticos... No creo que sean directores frustrados, para nada, y además creo que en el cine no tienen el poder que en otras artes.
Mölines ha dicho que…
nueva cancion de los mölines
http://www.myspace.com/cuandohacespopyanohacespunk
David ha dicho que…
Esto sí que es sub-realista:
http://jenesaispop.com/2007/03/06/vuelve-locomia/
Amador Aranda ha dicho que…
Estoy de acuerdo con David en que los algunos directores deberían plantearse coger guiones ajenos, y sobre todo en España, que se tiende a pensar en que si no eres guionista y director a la vez, la película no es tuya, por eso tenemos tan pocos artesanos del cine. El otro día lo hablaba con Antonio: Los aires difíciles había sido una de las mejores novelas que se habian escrito en España, y al final la adaptó Gerardo Herrero cagándola como siempre, y haciendo una película plana e insulsa con el novelón que tenía detrás; pero es que no creo que haya nadie en España capaz de adaptarla bien, María Ripoll fue la única que se nos ocurrió. En fin, es un tema dificil, pero en Estados Unidos está más asumido, a Scorsese, Spielberg, Y Eastwood no se le caen los anillo por dirigir guiones ajenos, es más, casi siempre son ajenos, y sin embargo tienen una firma que se ve en todos ellos, son películas, de Scorsese, de Spierberg, y de Eastwood, firme quién firme el guión.
mykelangelo ha dicho que…
sí, el tema de los guiones ajenos a los directores es un buen tema. espero no morirme ( o que no se muera él) sin ver una peli del almodóvar que no haya escrito él mismo.

quizás este asunto tiene que ver con el otro que yo apuntaba antes. estos directores que conciben mundos paralelos personales en sus peliculas, con sus propias reglas, tienen que, por fuerza, plantear sus propios guiones para ceñirse a su particular manera de concebir el cine.

no creo que sea malo este planteamiento, me gusta de hecho, pero tb creo que deberian darse un respiro y hacer peliculas con guiones de otros o con otro tono distinto al habitual. algo así hace lynch de vez en cuando y me parece algo muy inteligente.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …