Ir al contenido principal

Como dos gotas de agua

No he salido éste finde. No es una queja, podría haberlo hecho, pero no me gusta el Carnaval, desde hace ya tiempo tengo pensamientos muy muy impuros acerca de ésta festividad (pa una que no es religiosa, no me gusta...no me gustó ni cuando estuve en Cádiz).He aprovechado, como no...para ponerme al día en películas y series principalmente, que no es que vaya atrasado, pero siempre viene bien. He visto muchas cosas, no quiero cansar a nadie, pero hay algo que he visto que me ha sorprendido, Infamous. A mucha gente no le sonará, principalmente, porque al contrario de su predecesora de la que luego hablaré, de ésta no se ha dicho gran cosa. Infamous es un trozo de la vida de Truman Capote, el gran escritor norteamericano...bueno, un trozo bastante importante, y es el tiempo que Truman estuvo escribiendo su gran obra maestra, A sangre fría. Sí, para los que hayais visto Capote, es la misma parte de la vida de Truman. Infamous y Capote son casi la misma película: la misma historia, los mismo personajes (en infamous quizá alguno más, pero no muchos), el mismo planteamiento.
No me gustan los Biopics, las películas que se basan en personajes históricos son siempre aburridas, siempre el mismo planteamiento de que alguien nace y será grande, como si los recién nacidos fueran Héroes. Capote e Infamous no deben de ser Biopics, porque me gustan, a pesar de su parecido, basadas en dos novelas, Gerald Clarke, para Capote y George Plimpton, para Infamous. Por supuesto hay diferencias, Capote se centra más en la escritura de A sangre fría, en la dificultad que tiene el escritor para escribir, y obvia más la sexualidad del personaje. Infamous es lo contrario, se centra algo más en su relación con los presos y habla más abiertamente de su vida sexual, la cual sorprende un poco...aunque no lo voy a desvelar.

En fin, juzguen ustedes. A mí me ha gustado la experiencia, aunque el esfuerzo mental por acordarme de Capote ha sido bastante grande. Ya se sabe lo que se dice: las comparaciones son odiosas.


Capote


Infamous

Comentarios

David ha dicho que…
Amador, que sí, que los carnavales sí son una festividad religiosa...
Si sólo hay tres fiestas laicas: Año nuevo, el día del trabajo y el día de la constitución.
Amador ha dicho que…
¿Ah sí?Y qué se festeja religiósamente en carnaváles...el travestismo de Jesucristo. Es broma..jeje, pero de verdad, no lo sé.
David ha dicho que…
¡Ay Amador!
El miércoles de ceniza es el inicio de la cuaresma.
Amador ha dicho que…
Ya. pero para ésa época tiene que estar terminado el carnaval, porque ...no es una fiesta religiosa. pero vamos, que me dá igual...sea religiosa o no, no me gusta. Por cierto, enhorabuena por tu futura presidecia..jeje, anda que, ya hay que tener mala suerte, la primera y te toca. Un besote.
David ha dicho que…
Gracias, gracias...
Menudo fin de semana, por lo menos el lunes no trabajo por la mañana.
Por cierto, aceptamos barco, los carnavales no son religiosos, pero sí es religioso el calendario que señala cuando se celebran, como casi todas las fiestas.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …