Ir al contenido principal

El prestigio


Ayer, fuimos al cine: Miguel Angel, Nacho y yo. Por supuesto, no nos pusimos muy de acuerdo en qué película íbamos a ver. Miguel Ángel quería ver María Antoniette, pero yo ya la había visto, aunque no me importaba, pero temíamos que a Nacho no le fuera a gustar. Nacho, digamos que transigía, y no le importaba ver la que fuera. Y yo quería ver Bobby, pero como no sabía si íba a estar bien o mal, y ya que he tenido alguna que otra experiencia al ir a alguna pelicula acompañado de más gente, elegirla yo, y al salir, decirme, anda...menuda mierda de película que nos has traído a ver: ni que la hubiera hecho yo..que ya me hubiera gustado. En fin. Finalmente fuimos a ver El truco final (el prestigio), el título en español, que literalmente se lo han sacado de la manga como los magos protagonistas de la película: Cristian Bale, y Hugh Jackman. El director Chistopher Nolan, un director que la verdad nunca me ha llamado del todo la atención: su primer éxito, Memento, a mí, me dejó bastante frío, y su siguiente película, Insomnio, pues no me interesó nada. Luego hizo Batman Begins, y bueno, aunque hizo una buena película, y cambió el registro de un personaje como es Batman, a mí, me siguen gustando más las de Tim Burton. El prestigio, además de ser una película entretenida, y que se deja ver, tiene algunos aciertos, que no desvelaré, principalmente porque forman parte de su final, pero que me dejaron con la boca abierta, al mismo tiempo que pensé que no estaban del todo bien usados, y que se podían haber utilizado mejor, en fin. No sé si recomendarle, principalmente porque hay mejores películas en cartél que ésta, pero si por casualidad vaís con más gente, y no os decidís a elegir película por los diferentes gustos del personal, el prestigio no defraudará a nadie.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …