Ir al contenido principal

Montajes de navidad

Por fin ayer acabamos los montajes de Navidad. Empezamos el martes con los más pequeños, que se portaron muy bien, en la obra, claro está, porque en los vestuarios estaban algo nerviosillos, no es esa la mejor palabra, pero sí la más políticamente correcta. Representaron Papá noel contra los reyes magos. El miércoles le tocó a los juveniles 1, que representaron Estación de Navidad, unos textos de Javier Tomeo de su libro Historias mínimas. Quizá fue el montaje más difícil, más serio y el menos navideño de los tres, y aunque era la primera vez que se subían a un escenario, dieron todo lo que pudieron. Puede que se hiciera corta, pero ya llegará el final de curso. El jueves fueron las niñas, los juveniles 2. Odio la navidad, es el más cómico de los tres montajes. Los textos, pues un poco de todo, dos de ellos, escritos por mí, estaban basado en una obra de teatro de Sergi Belbel, hombres, aunque todo era original, la base era esa. Otro texto era un club de la comedia, y el de las espías era original. Creo que gustó, al menos esa fue la impresión que me dio porque la gente se reía mucho.

No tengo foto que poner, una pena. Ya intentaré apañar alguna.

Comentarios

Nacho ha dicho que…
Hola a todos.

Como asistente a todas las representaciones, tengo que reconocer que con las que mejor me lo pasé fueron con las de los días 26 ("Papa Noel contra los Reyes Magos") y 28 ("Odio la Navidad"). Sobre todo la del día 28, en la cual no podía dejar de reir.

En primer lugar, quiero agradecer al reparto de las tres representaciones y a Amador ("Lover") por hacerme pasar tan buen rato.

También quiero felicitar al Aula de Teatro de Martos y a los responsables de la misma (Antonio Hernández y Amador Aranda) por el magnífico trabajo que están realizando en ofrecer a los jóvenes nuevas formas de entretenimiento.

Feliz Año a todos.
Amador ha dicho que…
Muchas gracias Nacho, ya te daré las gracias como te mereces...jeje

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …