Ir al contenido principal

Libros del año.

Reconozco que éste ha sido un año poco literario, y que he escrito más de lo que he leído. Por una parte, pues muy bien, porque me ha servido para aprender y autocriticarme, pero por otra mal, ya que seguro que me he perdido por ahí alguna que otra obra de arte. Pero, no se puede estar en todo. Sin embargo, ha habido algunas novelas que no se me han escapado, o que por el contrario, se me iban a escapar y algún amigo me ha recomendado fervientemente, aunque ahora los nombraré, ya que, como tampoco tengo otra cosa que hacer y estoy de vacaciones, voy a hacer una lista de libros con una historia detrás, al menos lo voy a intentar.

Nada dos chicos. No es de éste año, aunque, como va a pasar con otros libros, pues yo sí lo he leído en éste 2006. Yo tenía muchas ganas de leerlo, pero no encontraba el momento de ir a comprarlo y además, cada vez que pensaba en que costaba más de treinta euros, pues me tiraba para atrás. Menos mal que Noelia, que decía que me debía un regalo de mi cumpleaños, pues dijo que qué libro quería. Me lo compró, y lo leí, por supuesto. JamieNeill es el autor de nadan dos chicos, una historia, que como bien indica su nombre, narra la vida de dos chicos en Irlanda. Es un libro largo, de una prosa a veces difícil, pero que si te consigue enganchar, te puede hacer pasar muy buenos momentos. Aunque, no creo que sea recomendable para todo el mundo, sus páginas asustan al más pintado, sin embargo su calidad es inmejorable. Él cuenta una historia desde su punto de vista y acertada o no...es la suya.

Las intermitencias de la muerte. Desde hace ya tiempo leo todos los libros de José Saramago. Me cautivó con la maravillosa novela, Ensayo sobre la ceguera, y a partir de ahí he leído todo lo que ha escrito, creo que me falta algo, pero poca cosa. En su última novela, vuelve a plantear un dilema que le encanta, qué pasaría si la humanidad se enfrentara a...Esta vez, a que la muerte deje de matar. El libro son dos libros. El primero, tiene como protagonista a la sociedad, o al pueblo donde la muerte deja de actuar, y el segundo, el protagonista o la protagonista es la misma muerte en persona. Un libro interesante, aunque para los no iniciados en el universo Saramago, puede que no el más recomendable. Lo leí en las negras, en semana santa, en la playa...bastante agradable.

La historia del amor. No había escuchado, ni leído nada de ésta pequeña maravilla que es La historia del amor, de Nicole Krauss. Me lo regaló Noe, ésta vez sí, el día de mi cumpleaños, y lo leí bastante rápido. El libro está contado por varios narradores. Un hombre mayor, que cuando era joven escribió una novela, titulada La historia del amor, una niña, que lee esa historia porque su madre la está traduciendo para un cliente anónimo, y el hermano de la niña. Es un libro, corto, pero muy bien narrado, y con algunas frases que te hacen soltar el libro y recapacitar para poder seguir leyendo, una de las cuáles use como introducción en mi relato de Aldaba, Inquilinas.


Soledad Puertólas, Alice Munro y Tobias Woff. Si ha habido algo que he leído éste año han sido relatos. Me gusta leerlo sobre todo porque tiene esa inmediatez de las que carecen las novelas para contar una historia, y también, porque es un género que a mí me gusta practicar como aprendiz de escritor. Los tres autores que he señalado en el título son grandes escritores de relatos, puede que la mejor sea Alice Munro, pero los tres son capaces de crear grandes mundos y grandes personajes en apenas diez páginas. Muy recomendables para todo el mundo. Por cierto, Alice Munro ha sido premio de Redonda, el galardón que anualmente entrega Javier Marías.

Crímenes ejemplares. Éste libro me lo prestó Inma Ocaña, cosa que le agradezco, mientras estábamos haciendo un curso de poesía en la casa de la cultura. Crímenes ejemplares es una rareza de la literatura, escrito por Max Aub, donde recopila frases de asesinos y suicidas. En el curso aprendimos lo que era "aerolitos", pequeños fogonazos de poesía, de lo que está cargado éste libro. También está lleno de frases graciosas. Muy divertido y muy ameno.

El viento de la luna. Con Muñoz Molina me pasa algo parecido que con Saramago, lo leo todo, o casi todo. El viento de la luna es una buena novela, aunque no la mejor de Muñoz Molina. Su vuelta a Mágina, a los recuerdos, ya había sido muy bien contada en otras de sus novelas, El jinete Polaco, y aquí, pues deja menos sitio para la sorpresa. Pero por eso no deja de ser también una novela interesante, con grandes capítulos y sobre todo, tremendamente bien escrita. En fin, es uno de los grandes en España, y eso no se lo quita nadie. Además es paisano...que siempre es un orgullo.


Brooklyn Follies. Parece que a Paul Auster ya han empezado a darle grandes premios, cosa que se merece. Quien haya leído algunos libros de Auster, sabe que siempre cuenta la misma historia: alguien lo pierde todo y no le queda más remedio que volver a empezar. En su última novela, pasa algo parecido, pero nos da igual Escribe tan bien, arma grandes tramas con sencillez, y además en ésta última, introduce de forma tan peculiar a los personajes, que se le perdona todo. Otra novela recomendable, aunque claro, de él...pues qué se va a esperar.

El hermanastro. Junto a Vía Revolucionaria de Richar Yates, que ya hice una reseña hace poco, el hermanastro es la mejor novela que he leído éste año. El autor es Lars Saabye Chistenssen, y además de llevarse el premio Nordic, que digo yo que será como el premio nacional pero en Noruega, ha escrito una de las mejores novelas de los últimos años. El hermanastro es una historia familiar, que comienza cuando la madre de los dos chicos protagonistas, queda embarazada de un soldado cuando éste la viola al entrar en su casa. A partir de ahí, se va narrando la historia del protagonista, un chico, pequeño, que quiere crecer más, que tiene unos amigos amantes del cine, de una abuela que se va al polo norte a pasar el rato y a buscar a su abuelo desaparecido, de un padre alcohólico que también acaba yéndose y de un hermanastro con problemas mentales. Una gran novela, y una frase extraña para acabarla...pero bueno, después de haber leído muchas páginas eso es lo de menos. La descubrí en el programa de Sánchez Dragó (sí, lo confieso, a veces veo a Sánchez Dragó, todos tenemos nuestras...yo no sé cómo llamarlo, eso tendría que estar penado, pero lo veo).

Veamos que nos trae el nuevo año.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …